Follow by Email

PINCHA SOBRE ESTA IMAGEN PARA VER VÍDEO (Booktralier)

PINCHA SOBRE ESTA IMAGEN PARA VER VÍDEO (Booktralier)
Puedes adquirir el libro enviando un mensaje a huellasjudias@gmail.com

miércoles, 20 de agosto de 2014

¡OYE, ANTISEMITA!

HE RECIBIDO ESTE MENSAJE DE UN AMIGO ISRAELÍ.
De obligada lectura en estos momentos.

(Foto: S. Trancón)


Por Sandra Ben Hillel

¡Oye, tú, antisemita! Te estoy hablando a ti. Y a ti también, que te consideras una persona de buena voluntad, y que horrorizado por las fotos que publican de algunos niños muertos en Gaza nos estás condenando día a día, ¿cuándo vas a despertar y darte cuenta que nosotros somos sólo un señuelo para desviar tu atención de lo que realmente sucede?
Mientras el Islam fanático te llena la cabeza de propaganda antisemita, ellos hacen y deshacen en el mundo a su gusto y tú muy ocupado en condenar el militarismo, el capitalismo, el sionismo, el judaísmo, el… ellos pueden hacer lo inconcebible sin que tú digas ni una palabra.
Y sales a la calle a manifestar y defender al islam fanático y extremista contra el monstruo sionista, judío, israelí o lo que sea.
Pero no eres más que un juguete en manos de los yihadistas y los hamases y otros de esa especie.
Sales a defender a los desvalidos fanáticos musulmanes, aquellos que te consideran poco menos que un perro.
¿Quién te dijo que son pobrecitos y desvalidos?
Primero que nada, son millonarios y de tarados no tienen ni un pelo. Su sistema de propaganda es uno de los mejores del mundo... Te muestran un montón de fotos y te crees todo lo que ves, sin averiguar de dónde salieron las fotos y quiénes son las víctimas.
Y mientras tanto, ellos masacran a miles de cristianos en todo el mundo musulmán y tú callas. Ellos queman pueblos enteros de cristianos y tú callas.
Ellos lapidan mujeres en todo el mundo musulmán y tú callas. Ellos raptan niñas cristianas, las violan y las que sobreviven las venden como esclavas...
Ellos queman vivos o ahorcan a los homosexuales en todo el mundo musulmán y tú callas. Ellos azotan públicamente a personas que fueron vistas comer durante el Ramadán...
Ellos matan a las niñas pequeñas que han sido violentadas para limpiar el honor de la familia, aunque solo tengan 10 años de edad... y tú callas. Ellos decretan la infibulación (mutilación genital) para todas las mujeres desde recién nacidas y hasta los 45 años en Iraq...
Ellos decretan que se puede un hombre casar con una bebé recién nacida y disfrutar sexualmente de ella como sea esperando hasta los 9 años para tener una relación completa con ella y tú callas. Ellos decretan y practican muchas otras barbaridades, que por pudor personal no puedo seguir mencionando.
Les has visto en Siria comiendo el corazón de sus enemigos frente a las cámaras de la televisión.
Les has visto jugar fútbol con las cabezas de sus enemigos y tú callas.
Les has visto cortar las manos de niños pequeños por robar un pan. Les has visto enviar a sus hijos cargados de explosivos para matar enemigos... y tú callas.
Les has visto matar a niños pequeños con un tiro en la cabeza. Les has visto sepultar niños vivos por el solo pecado de ser cristianos y tú callas.
Años atrás (en Ramallah) los vimos matar a 3 soldados israelíes, dos judíos y uno árabe, y mostrar sus manos y sus bocas ensangrentadas con orgullo y tú callaste. Estás tan embebido de odio antisemita que no ves lo que pasa contra tu propia gente, contra tus correligionarios cristianos.
¿Qué excusa tienes? ¿Cómo te justificas? ¿La sangre musulmana vale más que la sangre de tu propia gente? No digo que me defiendas a mí, ¡¡pero que tampoco defiendes a tu gente!! ¡¡Defiendes la barbarie!!
¿No ves cómo se van apoderando de la opinión pública de Europa y de Sudamérica?
¿No ves que no haces más que repetir todas las acusaciones contra Israel y los sionistas?
¿No ves que eres tú mismo el que le estás abriendo las puertas del mundo occidental?
No creo el cuento de los pobres prófugos palestinos... Resulta que son los únicos del mundo que, rechazados por TODOS los países árabes, sirven sólo como carne de cañón para sus intereses. Ellos no son nuestras víctimas, son víctimas de islam fanático.
Los judíos israelíes somos los únicos del mundo que les damos a los palestinos asistencia médica gratuita. Somos los únicos que les entregamos todos los días toneladas de alimentos, para que puedan comer, mientras sus jefes se dan la gran vida en hoteles de lujo. Sin embargo, nunca hemos instrumentado nuestra ayuda humanitaria.
¿Y sabes por qué? Porque no somos la porquería que vende la propaganda antisemita. Porque somos nosotros y algunos pocos amigos verdaderos los únicos que conservamos la moral y la ética para ayudar de verdad a los palestinos.
¿Qué harás cuando vengan por ti? ¿Qué harás cuando vengan por tu hija? ¿O por tu nieta?
¿Darás las gracias porque han liberado el mundo de los judíos?
Pero esto no sucederá porque antes han de hacernos desaparecer, y eso no sucederá... ¿Entonces pedirás nuestra ayuda, como la pide hoy la población de Gaza, rehenes de Hamás?
Pero piénsalo un poco, ¿estás seguro que te ayudaremos?

Fuente: Por Israel


viernes, 15 de agosto de 2014

REDEFINIR ESPAÑA

(Foto: F. Redondo)

El desafío nacionalista vasco y catalán nos está obligando a pensar de nuevo qué es España y los españoles. La primera consecuencia del conflicto y la polémica en que estamos sumergidos desde hace años es que ya no nos sirven la mayoría de los tópicos e invenciones del pasado: al descubrir los engaños del nacionalismo hemos descubierto también los engaños e invenciones del nacionalismo español. No hay otro camino que el de denunciar la ideología nacionalista como perjudicial e inservible, pero esto también nos afecta y deja ideológicamente desarmados.

La indefensión ante la fuerza y arrogancia de los nuevos nacionalismos nos ha llevado a la mayoría de los españoles al silencio, la incapacidad para elaborar un nuevo discurso acorde con nuestras convicciones democráticas. Es hora de descubrir y aceptar que ya no nos sirven más que parcialmente los del 98, los del 27; ni siquiera los teóricos de la República. Su discurso está indisolublemente ligado a una idea del nacionalismo que hoy ya no nos es útil, porque si la aceptamos nos quedamos sin argumentos frente a los nuevos nacionalismos.

Fue Américo Castro quien primero se enfrentó a los tópicos e invenciones sobre el origen de España y los españoles. A pesar de su esfuerzo clarificador, todavía hoy no han sido plenamente asumidas sus ideas. Américo Castro demostró que no hubo españoles antes del siglo XIII, así que remontarnos a Atapuerca, a Altamira, a Elche, a Numancia, a Tartesos o a Sagunto no son más que fantasías. La continuidad imaginaria de una esencia (de España y los españoles) carece de todo fundamento. Iberia, Hispania, España es un referente geográfico, pero la tierra no cría ni engendra pueblos, lenguas o culturas. La continuidad y permanencia (relativa) de una tierra, un paisaje, una orografía..., no produce una continuidad biológica y cultural.

Los españoles no existieron desde el origen de los tiempos, sino que se fueron haciendo a partir del siglo X, poco a poco, superando sus divisiones en leoneses, castellanos, navarros, aragoneses, catalanes... Empezaron a ser españoles cuando empezaron a nombrarse españoles, y el gentilicio "español", de origen provenzal, empieza a generalizarse a partir del siglo XII a través del Camino de Santiago, no antes. Así que antes no había españoles, sino distintos grupos sin conciencia común "nacional". Su única identificación común era el ser "cristianos" frente a los "musulmanes".

Así que no somos "celtas", "íberos", "romanos","godos" ni "árabes"... Esos pueblos fueron desapareciendo y redefiniéndose absorbidos por otros, no son ningún referente histórico cuya continuidad biológica haya dado lugar a los "españoles". La biología tiene poco que ver con la conciencia común, con la invención de una conciencia común, que lo mismo que se definió como "española", se pudo definir de otra manera. Por ejemplo, "portuguesa".

Así que si hoy defendemos una idea nueva de España, no hemos de basarla en ningún mito ancestral, sino en los hechos que ocurrieron en nuestro país a partir del siglo XIII y que han configurado una idea común de convivencia e identidad histórica, no basada en ninguna esencia (racial o biológica), sino en una continuidad de unión y convivencia asumida por la mayoría. Necesitamos definir una idea democrática de España frente a todo esencialismo mítico. No necesitamos remontarnos a Viriato, ni a Séneca, ni a Numancia ni a Tartesos para buscar nuestra identidad. Lo que somos nació de una situación histórica concreta y se ha ido redefiniendo y revalidando desde entonces gracias a su utilidad y eficacia.

La historia no es ni la orografía, ni la biología, ni la psicología, ni la economía, ni la mitología, sino el resultado de una conciencia colectiva actuante, que ha guiado y determinado las acciones de unos hombres concretos, movidos por ideales, valores colectivos y estímulos sociales. Redefinir España es redefinir  nuestros valores, ideales, proyectos y formas de organización comunes. No nos ha ido tan mal desde el siglo XIII, pese a todos los signos y amenazas de mal augurio que han puesto a prueba nuestra conciencia colectiva, en el pasado y en el presente.


miércoles, 6 de agosto de 2014

REFLEXIONES DE VERANO

(Foto: S. Trancón)

El yo, en cuanto fracasa o es golpeado, se entrega a la muerte.
Prefiere morir a perder el control.

La relación entre lo pequeño y lo grande no es sólo cuantitativa. 
La cantidad modifica la cualidad.
Un arroyo no es navegable; un río sí. 
Si caes a un arroyo no te ahogas; en un río, sí te puedes ahogar.

El mal existe.
Los malvados existen.
Pero para que los malvados actúen,
se necesita que otros se lo permitan.

Todo poder, aunque sea democrático, tiende al totalitarismo.

La identidad más necesaria es la identidad democrática.
Sin ella, todas las demás identidades sobran.

Optimista es el que actúa para que las peores previsiones no se cumplan.

No basta con negar o rechazar la irracionalidad.
Hay que desactivar la racionalidad interna de lo irracional:
las emociones que lo sostienen.

Lo que importa no es quién eres, sino que haces con lo que eres.
Lo que importa no es qué tienes, sino qué haces con lo que tienes.
Qué haces y qué sientes con lo que haces.

No basta con conocer la verdad, hay que decirla.
No basta con decirla, hay que saber difundirla.