Follow by Email

PINCHA SOBRE ESTA IMAGEN PARA VER VÍDEO (Booktralier)

PINCHA SOBRE ESTA IMAGEN PARA VER VÍDEO (Booktralier)
Puedes adquirir el libro enviando un mensaje a huellasjudias@gmail.com

jueves, 30 de julio de 2015

¿QUÉ PASA EN CATALUÑA?


(Foto: S. Trancón)
http://www.lanuevacronica.com/que-pasa-en-cataluna

Conozco a Cataluña. Conozco a los catalanes. Ahora mismo escribo desde allí. Siempre me he esforzado por observar, analizar e interpretar la realidad política y social catalana. Hace más de 35 años escribí un Manifiesto (conocido como el de los 2.300) en el que se alertaba de todo lo que vino después: la deriva antidemocrática del catalanismo y su desprecio a los derechos de los ciudadanos. Hoy el objetivo final se proclama ya sin eufemismos: alcanzar cuanto antes y como sea la independencia. Todo por la independencia.

Durante años, quienes insistimos en que Cataluña caminaba hacia un sistema antidemocrático y totalitario, hemos sufrido el insulto de los catalanistas y el desprecio de los demás. Aún quedan quienes siguen creyendo en el mito de Cataluña. Hay leonesistas que admiran a los catalanes, porque saben defender lo suyo. La realidad es que el proceso independentista está dominado e impulsado por una burguesía corrupta, taimada, soberbia e insolidaria, la de más negra entraña, como dijo Valle-Inclán, que ha ido inculcando la misma ideología nacionalista y empleando los mismos métodos que los movimientos totalitarios del siglo pasado: el nazismo, el fascismo…¡y el franquismo! El movimiento independentista es lo más parecido al Movimiento Nacional. Comparen la importancia que adquiere la bandera, el himno, las concentraciones de masas, la imposición del catalán, el Barça, la patria, la Cataluña una, grande, libre y antiespañola, lo mismo que la España de Franco era antimasónica y anticomunista. Que esa minoría usa a la mayoría para sus fines, o sea, para defender lo suyo y aumentar su poder basándose en el mito de la patria, el pueblo y el país, es algo que sólo los ciegos y fanatizados pueden negar.

Ya oigo a los neoindignados y a los progres de toda la vida protestar airadamente. Si fueran capaces de pensar por sí mismos, les recordaría que hoy en Cataluña se adoctrina desde las guarderías en el independentismo y el odio y desprecio hacia todo lo español; que la lengua oficial y común de todos los españoles está proscrita de la enseñanza y de la vida pública; que todos los medios de comunicación están subvencionados y controlados por el poder político y se dedican a una constante propaganda en contra de la legalidad democrática española; que la presión social de los activistas hace imposible la discrepancia, a la que se denigra, persigue y sataniza; que hoy la mayor parte del dinero público que maneja la Generalidad (una millonada) está dedicado a promover y sentar las bases de la independencia y la ruptura efectiva con España, etc. La Cataluña real, en cambio, se oculta sistemáticamente. ¿Alguien sabe que Cataluña es la comunidad en que la sanidad pública ha sufrido un mayor deterioro, mayores recortes y privatizaciones, una mayor degradación, hasta límites tercermundistas?


Lo más increíble no es el atrevimiento y la capacidad de engaño y manipulación de los independentistas, sino que gran parte de la izquierda y los demócratas haya aceptado pasivamente el engaño, el chantaje, la amenaza y el desprecio a los más elementales principios democráticos que ordenan y garantizan nuestra convivencia. Todavía hay quien sigue pensando que esto de la independencia no va en serio. Hasta al Rey le ha costado enterarse. A lo peor es ya demasiado tarde. El daño, de cualquier modo, ya está hecho. Y se prolongará durante décadas. 

miércoles, 15 de julio de 2015

EL NIÑO ADOLF HITLER

(Foto: S. Trancón)
http://www.lanuevacronica.com/el-nino-adolf-hitler

El niño Adolf Hitler fue maltratado física y psicológicamente por su padre Alois. Como sufría muchas pesadillas y mostraba ya a los seis años una conducta extraña y poco social, el médico de la familia, Ernest Bloch, le pidió consejo a Sigmund Freud, quien no dudó en recomendar que  ingresaran al niño en un instituto de salud mental de Viena. Este insólito cruce entre el judío Freud y el futuro asesino de más de seis millones de judíos, es inquietante. El padre, Alois, siguió zurrándole al niño Adolf y no hizo caso del sabio consejo. No sabemos qué podría haber sucedido en caso contrario.

La vida es una cadena imprevisible de cruces, enlaces, encuentros y desencuentros. El nanoespacio que va de una decisión a otra, ese vacío infinitesimal donde habita la duda, es la nada absoluta de la que procede el universo entero. Y cambia a cada milisegundo. Al darnos cuenta de ese insondable abismo apreciamos mucho más nuestra libertad y responsabilidad, a pesar de su rotundo determinismo, del que sólo nos libramos gracias al leve resplandor de la conciencia.

La cadena de sorprendentes cruces que dio lugar al monstruo de Hitler tiene un comienzo turbador: su abuelo pudo ser el barón Rothschild, conocido judío, que dejó embarazada a una criada, de apellido Schicklgruber, apellido que llevó su hijo Alois durante 40 años y que cambió por el de su padrastro, ya muerto, Hiedler, que acabó en Hitler. Hijo de un bastardo, por tanto, fue acumulando rencor y odio en la misma medida en que era despreciado y humillado. Cuentan que una noche quiso escapar por una ventana y se quedó enganchado. Su padre llamó a toda la familia para que se rieran de él. Adolf lloró durante tres días y entonces tomó la decisión de no volver nunca más a llorar, por más zurriagazos que recibiera. Quizás fue entonces cuando resolvió asesinar simbólicamente a su padre y a su abuelo y físicamente a todos los judíos, a los que consideró raza, pero no humana. También parece que Eva Braun tenía sangre judía. Los mayores antijudíos, paradójicamente, han tenido orígenes judíos. Recordemos al primer gran inquisidor, impulsor decisivo del Santo Oficio, Tomás de Torquemada. Si hay algo que expresa de modo aterrador el fondo de maldad que encierra el ser humano, es el antisemitismo. Sólo siendo conscientes de lo que somos capaces de hacer podemos evitar el mal absoluto, que siempre es humano.

Adentrarnos en estas simas del azar o el destino es como sentir vértigo ante un abismo. Nada sabemos del inescrutable misterio del mundo, ese nanoespacio vacío, infinito en su esencia, que es la nada inexplicable, en el que la cadena de acontecimientos va hacia un lado o hacia otro, siendo imprevisibles siempre sus consecuencias. El desprecio, la humillación, el rencor y el odio, son sentimientos que se acumulan en los sótanos del alma y se contagian y propagan con enorme facilidad. Una palabra de odio puede iniciar un proceso irreversible que emponzoñe las entrañas de un niño. Pero lo que vale para un niño vale también para una familia, un pueblo o una sociedad.    
 

lunes, 6 de julio de 2015

LA "TRADUCCIÓN" DEL QUIJOTE

(Foto: S. Trancón)
http://www.lanuevacronica.com/la-traduccion-del-quijote

-¿Qué opinas del Quijote de Andrés García Trapiello? Es el acontecimiento literario del año.
-Bueno, éste y la nueva edición de Francisco Rico, que se ha fotografiado con los dos tomazos al hombro, como un butanero. Alta cultura al peso. En cuanto a lo de “traducción”...
-No lo tomes al pie de la letra, es sentido figurado.
-No, no, el escritor lo emplea sin atenuación semántica. Cervantes hablaba español, nosotros castellano. Son dos lenguas distintas. Si a Cervantes no lo entiende ni Dios, habrá que traducirlo.
-Ese es el argumento madre, impepinable. No hay polémica.
-El argumento padre es el de las horas, los días y los años empleados en la ciclópea tarea. Un Polifemo de la pluma encerrado en su caverna durante 14 años. Castigo de los dioses, pero ha merecido la pena.
-Es valor añadido al producto, no te burles.
-No sabía que la calidad literaria se midiera por arrobas de tiempo fantástico. La torpeza alarga las horas. Es la teoría de la relatividad. Cervantes tardó mucho menos en escribirlo.
-Bueno, sin rodeos, qué piensas del resultado.
-Lo dejo a tu albedrío. Juzga por ti mismo. Entresácote una muestra variopinta. A un lado va el original cervantino y después de la barra la traducción moderna. Son todos ejemplos del capítulo primero, que para mostrar el roto vale con un descosido:
Salpicón/ropa vieja, duelos y quebrantos/huevos con torreznos, diferencia/discrepancia, sobredicho hidalgo/el hidalgo del que hablamos, tierra de sembradura/tierra de labor, compuso/escribió, intrincadas razones/intrincadas frases, mas/pero, en resolución/en resumidas cuentas, vino a perder/acabó perdiendo, más cierta/más verdadera, por medio/por la mitad, mucho bien/mucho y bien, todo de oro/de oro macizo, se dio priesa/se apresuró, hacían una apariencia de celada/daba el pego de celada, al vivo/a lo vivo, talante/antojo, se holgó/se alegró, de muy buen parecer/de muy buen ver...
-Haces trampa, esto está fuera de contexto.
-Pues contextualízalo y me cuentas la diferencia y discrepancia.
-Bueno, ¿algo más? Esto no parece mucho desafuero.
-Te explico el método: suprimir casi todos los subjuntivos (hiciera/habría hecho, cobrase/cobraría), deshacer todos los enclíticos (llenósele/se le llenó, imaginábase/se imaginaba) y eliminar lo que el traductor llama hipérbaton. El hipérbaton es de lo peor, algo insufrible, afirma. Rebuscando qué posible hipérbaton ha corregido, encuéntrome con: “Puesto nombre, y tan a su gusto, a su caballo”, que pasa a “puesto nombre a su caballo, y tan a su gusto”. Otro: “cuando ahogó a Anteo, el hijo de la Tierra, entre sus brazos”, pasado a “cuando ahogó entre sus brazos a Anteo, el hijo de la Tierra”.
-¿No confundirá el escritor hipérbaton con libertad en la colocación de los elementos de la frase? Esa flexibilidad es característica muy notoria y valiosa del castellano y del español.
-Así es. El hipérbaton es recurso poético, no narrativo, por eso Cervantes casi no lo usa, así que lo que aquí hace el traductor es corregir el estilo de Cervantes con trastrueques y tijeretazos contra el tuerto de los hipérbatos imaginarios.
-Suena a atropello y abuso de autoridad.
-También ultracorrige a Cervantes y le elimina todos los leísmos, hoy aceptados ya hasta por la Academia: “le venzo y le rindo” pasa a “lo venzo y lo rindo”, que suena mucho peor, por la cacofonía de la “o”.
-¿Hay más?
-Haylo. He aquí otra “transducción”: “se le pasaban las noches leyendo de claro en claro y los días de turbio en turbio” pasa a “leyendo se le pasaban las noches en blanco y los días en sombra”. Y la última, que se me acaba el espacio. Va sobre Rocinante: tenía “más cuartos que un real” se transmuta en “tenía más años que achaques”.
-¿Cómo? ¿No será al revés? Aquí hay hipérbaton encerrado.
-Puestos a transmigrar palabras, parece que para indicar la condición escuálida de Rocinante, sí, debería decir que “tenía más achaques que años”.
-Sutilezas, lindezas, cochina envidia. Si tan malo fuere, no vendiera tanto ni tan calvo, ni tantas loas recibiera, ni de tan altas plumas fuera tan bien servido. Son las leyes del mercado, no estarás en contra de la sociedad del mercado y el espectáculo.


 -No, pero un poquito de sentido crítico, tampoco viene mal; incluso anima el mercado, no sea que se levante del astillero el cráneo ya olvidado de Cervantes y diga, recordando a aquel oportunista de Avellaneda, que fue su primer plagiario: “Bien sé lo que son tentaciones del demonio, y que una de las mayores es ponerle a un hombre en el entendimiento que puede componer y imprimir un libro con que gane tanta fama como dineros y tantos dineros cuanta fama"