Follow by Email

PINCHA SOBRE ESTA IMAGEN PARA VER VÍDEO (Booktralier)

PINCHA SOBRE ESTA IMAGEN PARA VER VÍDEO (Booktralier)
Puedes adquirir el libro enviando un mensaje a huellasjudias@gmail.com

domingo, 29 de mayo de 2011

EL PRIMER PASO PARA UNA DEMOCRACIA REAL


El primer paso, imprescindible, para definir un proyecto de transformación real de nuestra sociedad, es realizar un análisis riguroso y un diagnóstico serio de la realidad de nuestro país. Saber qué es lo que está enfermo y qué se quiere cambiar.

He aquí una lista de lo que a mí me parece más preocupante y que define la situación peligrosa en que como nación y sociedad nos encontramos. Son meros enunciados. No sigo un orden jerárquico o de importancia.

1.-Corrupción política, económica y en todos los ámbitos (incluido el de la cultura). Llamémosla por su nombre: robo. Su extensión ha alcanzado un nivel irrespirable. Y lo peor: no parece provocar gran rechazo social.

2.-Hipertrofia legislativa y desprecio de la ley. Somos el país que más leyes produce por minuto y, al mismo tiempo, el que más incumple las leyes y las desprecia, tanto por parte de los ciudadanos como de las instituciones.

3.-Desorganización y burocratización del Estado. Somos el país más descentralizado de Europa, pero a la vez el más desestructurado, invertebrado y burocratizado. Hay confusión, duplicidad y superposición de poderes y competencias. La mentalidad leguleya y ordenancista genera montañas de basura burocrática.

4.-Estructura del poder político anómala, paralizante y disgregadora. Los partidos políticos territoriales minoritarios (nacionalistas) tienen tanto poder o más que los partidos nacionales mayoritarios y lo usan para luchar contra el Estado y disgregar el sentimiento de unidad y cualquier proyecto nacional común.

5.-Ausencia de partidos políticos fuertes, coherentes y plenamente democráticos. Tenemos la derecha más derechista y menos liberal de Europa, carente de un verdadero proyecto nacional. Y una izquierda dividida entre un leninismo trasnochado y una socialdemocracia incoherente y débil. Todos los partidos arrastran una falta de democrática interna que se traslada a sus relaciones con la sociedad.

6.-Inexistencia de un capitalismo real. Empresarios y banqueros utilizan al Estado en su propio beneficio, realizando chantajes, imponiendo leyes, forzando decisiones políticas y acaparando los recursos comunes. SNegritaupeditan el poder político al económico y financiero.

7.-El paro, la sobreexplotación económica, la economía sumergida, el fraude fiscal y la desigualdad de salarios (todo va unido) alcanzan niveles asfixiantes. La principal responsabilidad de esta insostenible situación recae sobre los grandes empresarios, los banqueros, los partidos políticos y los sindicatos. ¿Cuándo lo reconocerán públicamente y asumirán su culpa?

8.-Degradación ambiental y destrucción de la naturaleza. Somos el país de Europa que más ha degradado y destruido su costa y sus paisajes naturales en los últimos años.

9.- Predominio de una economía virtual, financiera y especulativa. En lugar de una economía basada en la creación de riqueza, la producción se supedita al mercado financiero, la especulación, el dinero virtual y la presión y los intereses de los grandes inversores. En esta situación ni el talento, ni la creatividad, ni el esfuerzo tienen estímulos ni recompensa alguna, abocando la sociedad a la pobreza y los conflictos sociales.

10.-Un sistema educativo desorientado y burocratizado, que no distingue entre saberes y aprendizajes básicos y accesorios. Tendencia a la ciberburocracia, ausencia de un programa educativo nacional común, etc.

11.-Politización del poder judicial. Actuación de la justicia en función de criterios políticos e ideológicos.

12.-Ausencia de un verdadero proyecto de integración territorial y nacional, de colaboración entre partidos, de una cultura creativa y dinamizadora, de innovación tecnológica, de investigación en función de las necesidades comunes.

Son muchos problemas, claro. Algunos tienen un origen histórico lejano, otros son más recientes. Muchos los hemos generado nosotros, otros son comunes a toda Europa.

Cada uno de estos problemas requiere un análisis más profundo, pero lo primero es centrar la atención sobre lo fundamental y ponerse a pensar. No se trata de elaborar un programa global, pretender arreglarlo todo y todo a la vez… Pero es imprescindible tener un proyecto, más que un programa, y extraer de él propuestas concretas. Pocas propuestas, pero claras, realistas y posibles, que vayan al corazón de los problemas.

Si el movimiento Democracia Real marcha por aquí, tendrá un largo recorrido. Si se pierde en viejos programas, estilos caducos, un lenguaje trasnochado, una forma de organización participativa del siglo pasado (y no a través de la Red), todo se irá apagando. Si no hay ideas claras, el movimiento se ahogará en su propia confusión.

La situación, sin embargo, nos empuja a todos para que esto no ocurra. Porque es posible que no estemos a punto de salir de nada, sino de hundirnos en un futuro todavía más negro, que obligará, por mera necesidad de supervivencia, a cambiar las cosas. Esperemos que de forma pacífica y democrática.


sábado, 28 de mayo de 2011

FERIA DEL LIBRO DE MADRID



POR SI ESTÁS INTERESADO ( y andas por Madrid), TE INFORMO QUE ESTARÉ ESTOS DÍAS EN LA FERIA DE MADRID FIRMANDO LAS "MEMORIAS DE UN JUDÍO SEFARDÍ"


EN LA CASETA DE CASA SEFARAD (nº 15)


31 mayo (martes) 6-8 tarde

3 junio (viernes) 6-8 de la tarde

6 de junio (lunes) 6-8 de la tarde

9 de junio (jueves) 6-9 de la tarde


EN LA CASETA DE UDL (nº 34)


5 junio (domingo) de 12-14 horas


NOTA PERSONAL


El mercado del libro es hoy especialmente difícil para los autores que no figuramos entre la pequeña élite conocida y reconocida por los grandes medios de comunicación. Publicándose casi 70.000 libros al año en nuestro país, resulta verdaderamente heroico el darse a conocer entre los posible lectores. La lucha por ocupar un espacio físico en las librerías y grandes superficies es algo que incluso se debe pagar previamente. El autor, por supuesto, es el último en esta cadena de intermediarios. En el mejor de los casos cobra un 10% al que se descuentan los correspondientes impuestos, además de añadir el ingreso en su declaración de la renta. Así que hablamos de mercado, pero no de negocio para el autor. Las nuevas editoriales, como INFOVA, tienen que luchar en medio de esta jungla. He de decir que en este caso el comportamiento de la editorial ha sido exquisito y ejemplar en todos los sentidos, algo excepcional en este mundo de pícaros y chantajistas. Como sigo pensando que lo único importante es el libro, el interés y el contenido del libro, por encima del mercado y del autor, me atrevo a hacer este esfuerzo de propaganda de estas MEMORIAS DE UN JUDÍO SEFARDÍ, aun a costa de hacerme un poco pesado, pero estoy seguro de que el posible lector no verá frustradas sus expectativas. La literatura o es vida, vida verdadera, no impostura o simple mercancía, o no es nada.



domingo, 22 de mayo de 2011

LA DEMOCRACIA REAL ES POSIBLE (Mi Manifiesto)

(Foto: Jesús Rodríguez)

El primer efecto positivo del movimiento del 15-M es que nos obliga a pensar. ¿Por qué? Porque no es fácil analizarlo, ni clasificarlo, ni valorarlo. Se resiste al encasillamiento, no encaja en los conceptos políticos y sociales al uso, invalida el prejuicio y el tópico. Pone en evidencia que las valoraciones políticas habituales se han vuelto inútiles, inservibles: ni explican ni aclaran nada.

Los cambios sociales van necesariamente unidos a una transformación de las ideas, las palabras y las actitudes. Todo junto. Por eso se necesitan ahora nuevas palabras, dar un sentido nuevo a las viejas palabras o revitalizar su sentido originario.

Lo más necio es el acudir a prejuicios y descalificaciones globales, o, por el contrario, dejarse llevar por viejos esquemas, euforias o sueños revolucionarios de tiempos pasados. De lo uno y lo otro tratan de huir quienes han promovido esta rebelión pacífica y que acertadamente han denominado “democracia real”.

Con lo de “democracia” se han quitado de encima la acusación más fácil: no se trata de un movimiento “antisistema”, “anticapitalista”, “antidemocrático”, “antiglobalización”, etc., sino DEMOCRÁTICO. Así que no proclama ninguna utopía inicial, no pretende acabar con el sistema ni la sociedad en que vivimos, un objetivo tan irreal como imposible.

Como la democracia, además, se basa en los partidos políticos, tampoco es una reacción contra la política ni contra la existencia de los partidos políticos. Así que los que van de apolíticos o antipolíticos no están dentro de este movimiento. Pero dado que los partidos actuales han perdido gran parte de su sentido y no responden a las necesidades de la mayoría, el movimiento se proclama apartidista y asindicalista. O sea, que ningún partido ni sindicato actual puede apropiarse de él ni intentar representarlo ni manipularlo.

Se añade lo de REAL. “Real” es un adjetivo impreciso, pero no tanto como para que no lo podamos entender en su sentido más evidente: se pide una democracia real porque la actual no es real; o lo que es lo mismo: es en gran parte irreal, falsa, aparente.

Al exigir que la democracia sea real lo que se está poniendo de manifiesto es:

-Que la democracia actual se ha convertido en un engaño.

-Que los mecanismos básicos en los que se decide la organización social y el poder no son realmente democráticos porque están fuera del control de la mayoría.

-Que la democracia actual, tal y como está organizada, no responde a los intereses de la mayoría y carece de mecanismos eficaces para canalizar, expresar y hacer efectiva la voluntad y la opinión de la mayoría.

-Que es necesario reformar el actual sistema representativo para hacerlo más democrático.

Hemos de analizar, por tanto, cómo funciona hoy la democracia, cuáles son sus límites, sus errores, sus vicios, sus corruptelas, falsedades y manipulaciones. La discusión debe llevar a revisar y cambiar todo lo que no funciona:

1) La organización, financiación y funcionamiento de los partidos. Los partidos dominantes están hoy lastrados ideológicamente por hábitos leninistas (izquierda), actitudes fascistas (la derecha), la burocracia (todos), la lucha interna (selección, no de los mejores, sino de los que se especializan en la manipulación y el control de los aparatos), las camarillas, la financiación irregular, la dependencia del Estado, un discurso anacrónico, un sistema de propaganda arcaico, etc. La reforma de la Ley electoral, las listas abiertas, la prohibición de entrar en ninguna lista a los corruptos, los imputados, los condenados, la supresión de privilegios y la igualación de los sueldos de los políticos con los de la mayoría, son algunas medidas que pueden iniciar la transformación de los partidos y la actividad política.

2) Creación de nuevos sistemas de participación que hagan efectiva la voluntad mayoritaria de los ciudadanos. En una sociedad tan compleja como la nuestra, el sistema de voto cada cuatro años es un anacronismo inadmisible. Votar a un partido y a un programa (necesariamente vago, incompleto, cuando no demagógico y engañoso, que no puede recoger la mayoría los problemas concretos o que puedan ir surgiendo a lo largo de una legislatura), es otorgar a los políticos un poder abusivo, arbitrario e incontrolable. Debiera crearse un organismo imparcial de control externo, que obligara a todos los gobiernos (municipal, autonómico y central) a someter a votación todos los asuntos que no estuvieran claramente contenidos en los programas electorales y que afectaran a la mayoría.

3) Con independencia del partido más votado o que gobierne, los ciudadanos tienen derecho a decidir en todo aquello que les afecte seriamente. Por ejemplo, no se podría dar dinero a los bancos sin someterlo a aprobación de la mayoría. Esto supondría aclarar previamente por qué se les tiene que ayudar, cuál ha sido su gestión, qué grado de responsabilidad tienen, en qué condiciones se les ayuda, qué sueldos cobran sus directivos y sus trabajadores, etc. Lo que no se puede admitir es socializar las pérdidas y la mala gestión, y privativar los beneficios. Hoy existen medios técnicos y electrónicos (internet) para asegurar de modo eficaz y no costoso, la realización de todas estas consultas vinculantes (la urna física puede continuar como elemento simbólico, pero también es un anacronismo).

4) Racionalización y democratización de la gestión pública: eliminación de todos los organismos burocráticos innecesarios, duplicados, mal administrados y peor gestionados. El actual Senado, por ejemplo, es otro anacronismo, además de una absurda Torre de Babel. Revisión de todos los organismos municipales, autonómicos y estatales para comprobar su verdadero interés y utilidad social. Control estricto o supresión de todo tipo de subvenciones a entidades y particulares que no demuestren su utilidad pública apartidista. Por ejemplo, las Fundaciones de los partidos y sindicatos, o las organizaciones religiosas confesionales: ¿por qué hemos de subvencionarlas?

5) Clara diferenciación entre lo particular y lo público, el interés general y el beneficio particular. La política no puede estar al servicio de lo particular ni el beneficio privado, pero tampoco lo privado y particular debe estar al servicio del Estado y lo público. Ni los mercados han de determinar la política, ni la política ha de determinar los mercados. El mercado ha de regirse por un capitalismo real y verdaderamente liberal: no puede usar al Estado cuando le conviene, ni el Estado está para sostener a un capitalismo parásito. Los impuestos no son algo que se quita a unos para dárselo a otros, sino una forma de justicia proporcional: las empresas y los particulares devuelven al Estado lo que antes han recibido de él (en forma de educación, sanidad, infraestructuras, seguridad, defensa, orden social, aplicación de las leyes, etc.)

6) Es preciso cambiar la mentalidad: ser mucho más creativos, exigentes y productivos en todos los órdenes. Eliminar el parasitismo de la vida social: el capitalismo parásito, las empresas mal gestionadas, los directivos y banqueros incompetentes, manipuladores y psicópatas, los responsables de la corrupción, los intoxicadores de la opinión pública, los propagadores de la violencia, los chantajistas y amenazadores… Digo en todos los ámbitos, porque también hay una literatura parásita, y un arte parásito, y universidades parásitas, y un mercado embrutecedor y parásito, no creativo.

7) La alternativa es crear o robar. Si no creas de verdad, si lo único que haces es aprovecharte del esfuerzo ajeno, si no ofreces a la sociedad algo que realmente le sea útil y necesario, que mejore su vida, estás robando, estás siendo un parásito. Roban los especuladores que lo único que hacen es mover el dinero de un lugar a otro. Roban los banqueros que lo único que hacen es “guardar” un dinero que no es suyo e invertirlo donde les conviene, no donde la sociedad necesita. El beneficio sólo ha de ser fruto del esfuerzo y la creatividad, no de la picaresca y el parasitismo. Trabajar y crear es todo lo contrario de explotar o aprovecharse de los otros o del Estado.

Sí, hay mucho que se podría hacer para cambiar nuestra sociedad y hacerla más justa, más creativa, más democrática, más feliz, más solidaria, más libre, mejor organizada, más exigente, menos resignada. ¿Cómo lograrlo?

Una propuesta: El movimiento de DEMOCRACIA REAL debería convertirse en un partido político, pero un partido radicalmente distinto de los actuales. Es su mejor salida. La organización asamblearia en la calle es un método de presión y presencia mediática muy importante y eficaz, pero insuficiente. Como Partido Político, su objetivo no sería lograr el poder en ninguno de los ámbitos, sino obtener una mayoría influyente y decisiva: sus representantes servirían sólo para votar y controlar las decisiones de quien gobernara y, a su vez, estarían totalmente controlados por sus votantes mediante un sistema verdaderamente democrático (eso es hoy técnicamente posible, para eso tenemos internet y las redes sociales). Esto obligaría a un debate social serio, eliminaría el engaño, la manipulación mediática y la demagogia.

NO PROPONGO NINGUNA UTOPÍA. ESTO ES REALMENTE POSIBLE. LA DEMOCRACIA REAL ES POSIBLE.

domingo, 15 de mayo de 2011

LA POESÍA EMPERRADA DE JUAN GELMAN

(Foto: Jesús Rodríguez)

Te propongo un acertijo: adivina cuál de estos dos poemas pertenece al último libro del Premio Cervantes Juan Gelman, “El emperrado corazón amora

LA ESTELA

Dos cuerpos jóvenes cavaron

una pared silenciosa del barrio

hace mucho tiempo. Ahí está

sin morir, pura, dialoga todavía

con la pasión.

En sus ladrillos quedó la diosa

que cultiva vidas interiores,

se oyen los potros que

galoparon una noche,

conocieron el todo de la nada

y la extrañeza de los cuerpos.

La centinela tiene

fuegos apenas recordados, ahorca-

ditos

en la sangre que vino después.

¿Adónde va el porqué desasido del

cuándo?

Pasaron la espada por

las manos que despertaban pechos,

noticias de ropas caídas.

ENTRESHIJO

No se escucha morir el cadáver

con mano solapada testigo

de

otras noches.

Todavía el odio

desnutrido de espadas

que no fueron

el hoy, el ayer y nunca.

El niñito al lado, la espátula, el dragón

comió palabras dulces

como movimientos de la necesidad.

Emperrado corazón

que husmorea el hueso del

hoy.

Posibles repuestas:

1) Ninguno de los dos es de Juan Gelman: son muy malos.

“) Los dos son míos: son increíbles.

3) El primero es de Juan Gelman y el segundo mío: el primero es tan malo como el segundo.

4) El primero es mío y el segundo de Juan Gelman: el primero es mucho mejor que el segundo.

5) Los dos son de… (poner aquí casi todos los premios Loewe o cualquiera de los premios que publica Visor, por ejemplo): tienen que ser muy buenos; de lo contrario, no habrían sido premiados.

6) El primero es de Juan Gelman y el segundo de un poeta desconocido: el de Juan Gelman es evidentemente mucho mejor: Juan Gelman es Premio Cervantes. El segundo es una mala imitación de la excelente poesía emperrada de JG.

Para no marear más al lector: La respuesta correcta es… ¡la tercera!... ¡o la sexta!

Dice una crítica, Ainhoa Sáez de Zaitegui: “Gelman ayunta palabras como bueyes, las somete al yugo para pulir el diamante. El encabalgamiento le rompe las piernas, la metáfora la distorsiona (se supone que a la palabra o a la poesía, no hay concordancia) hacia lo inaudito” (EL Cultural, p.17, 6 al12 de mayo de 2011).

Al lector que no se deja embaucar por los premios ni obnubilar por el incienso de los turiferarios: ¿Entiendes algo? ¿Qué sientes, qué piensas, qué imaginas al leer poemas tan estrafalarios como estos? ¿Alguna idea nueva, algún temblor inesperado? ¿Te sugiere algo eso de que “dos cuerpos –aunque sean jóvenes– caven una pared silenciosa del barrio”? Que una pared “dialoga todavía con la pasión”? ¿Logras imaginar a unos “fuegos ahorca-ditos en la sangre que vino después”?

“Siente lo que piensas” y “piensa lo que sientes”. Luego, responde.

sábado, 7 de mayo de 2011

¿SOMOS UN AGUJERO NEGRO?


Tengo una cueva al fondo de mis ojos, una cueva que acaba en un agujero negro que todo lo engulle. Soy un imán que atrae las partículas del universo y las lleva hacia ese agujero que está en el centro de mi ser. Quizás cumplamos una función ecológica: absorber la energía que nos llega de los confines del universo para llevarla hacia ese adentro que comunica con el infinito. Somos receptores-transmisores de energía. La pasamos de este mundo a otro que desconocemos.

Al fondo de mis ojos, pero también de mis oídos, y de mis manos, y de mi lengua. Al fondo de mi pecho. En el centro de mi cuerpo, donde hay un torbellino invisible que atrapa todo lo que me rodea, lo disuelve y lo hunde en la nada. Y nada puedo hacer para retenerlo: me traspasa, me sobrepasa y se va.

Sí, vivir es morir hacia adentro. Muero a cada instante. Muere todo lo que percibo, veo y palpo. Este irremediable asomarme al abismo. Nada permanece en mí. No me iré: ya me voy. No voy a morir: ya muero. La muerte no llegará: ya está aquí. Sólo soy un darme cuenta. El temblor, el pavor, la vibración del asombro. Asomado a la infinitud. Ese disolverme en el no ser. Ese pasar del ser al no ser y del no ser al ser.