Follow by Email

PINCHA SOBRE ESTA IMAGEN PARA VER VÍDEO (Booktralier)

PINCHA SOBRE ESTA IMAGEN PARA VER VÍDEO (Booktralier)
Puedes adquirir el libro enviando un mensaje a huellasjudias@gmail.com

lunes, 23 de diciembre de 2013

REFLEXIONES CERVANTINAS


He aquí unas frases de Cervantes que me han hecho meditar.
Acaba un año socialmente catastrófico y conviene no perder el rumbo.
El centro está en nosotros.

(Foto: Edgar García)


“No es un hombre más que otro, si no hace más que otro” 
  “Ruin sea quien por ruin se tiene”
“Cada uno es hijo de su obras”
Tú mismo te has forjado tu ventura 
  “Con poco me contento, aunque deseo mucho”
“Lo que se sabe sentir, se sabe decir”


No eres más que nadie. No eres más importante que nadie.

No eres menos que nadie. No eres menos importante que nadie.

No eres igual a nadie, porque nadie es igual a ti. 

Acepta la responsabilidad que tienes sobre ti mismo.

Lo que tú puedes hacer, nadie lo hará por ti.

Lo que tú tienes que hacer, nadie lo hará por ti.

Si te consideras ruin, por ruin serás tomado.

Lo que eres es el resultado de lo que haces.

Lo que eres hoy es el resultado de lo que hiciste ayer.

Actúa como quieres ser y serás el que quieres ser.

Desea mucho y conténtate con poco.

Conténtate con poco, pero desea mucho más.

No basta sentir, hay que saber sentir.

Para saber sentir hay que saber ver.

Saber ver es ver sin prejuicios, sin esquemas, sin miedo a lo que se ve.

Si sabes sentir, sabrás decir lo que sientes y lo que ves.


¿Qué otra cosa es vivir?

jueves, 19 de diciembre de 2013

CRÓNICA DEL ENVILECIMIENTO (2)

Me escribe un anónimo seguidor y me envía un nuevo artículo sobre la situación de nuestro país, al que titula genéricamente “CRÓNICA DEL ENVILECIMIENTO”. Lo copio sin más comentario ni añadidos.
(Foto: Fernando Redondo)


Amigo copista, transportador de mis desahogos, momentos de encanallamiento interior a los que mi terapeuta aconseja airear con abanico de pluma, sin censuras, para que lo escrito produzca cierto alivio curativo. La Navidad se viene, esto no se va, y nosotros nos iremos mientras el país revienta por los diecisiete puntos cardinales. Es imposible ya escribir una crónica que cuente y explique lo que nos está pasando, salvo eso, detectar que el estercolero (muladar, albañal, decía yo de pequeño) nacional crece y ya tapa todas las Españas, la goda y la visigoda, la fenicia y la judía, la musulmana y euskalduna, la celta, la bética y la penibética. Y apenas hemos empezado a destapar el tarro de las esencias.

Te comento la última, amigo terapeuta: 
Ahí está Blesa, el caso, la cosa. ¡Qué era Caja Madrid, por la Santísima Trinidad de Gaeta! ¿Cómo se puede robar con tanta impunidad, con tanto descaro, con tanto envilecimiento? Y todo por ser amigo del desbigotado Aznar. Y tanto pa ti y tanto pa mí. Bueno, para mí más, que para eso he sido, soy y seré. De los 54 millones de la sobrevaloración de esos cuadros (por decir algo), ¿con cuántos  millones ¡de euros! pensaba quedarse el hijo del arrogante ex presi(diario)? Con lo que le cuesta componer ese rostro casi imposible, que se le descuajaringa en cuanto intenta sonreír, que no le sale, que se le descompone. ¿Se pueden ganar, atrapar, rapiñar 30, 40 millones así, con unos cuantos e-mail? ¡Pues sí, lo fue, lo es y lo seguirá siendo! Y no hay juez ni ley que los trinque, los enchirone, los sepulte en mazmorras para toda la eternidad, que no salgan jamás de la cloaca en la que han metido a tres cuartos de España. Pero antes arrojarán al mar al juez que intente hacer otra cosa que no sea encubrir, emponzoñar y lanzar el nauseabundo aroma hacia los otros, los que han dejado el país así y nosotros no hacemos más que lo único que podemos hacer para solucionar esto. Fueron, fuese, y aquí no hubo nada. 

Me cuentan que el tal Blesa compraba caviar de ¡700.000! euros el kilo. Con la rebaja, se compró un cuarto por ¡60.000! euros. Eso de aperitivo. El aperitivo de la boda de la hijita del estraperlista de cuadros. ¿Cuánto costó aquel vergonzoso espectáculo? ¿Quién lo pago? Aparte de la seguridad y vigilancia, que esa sí la pagamos todos. ¿Qué es lo que más indigna de todo esto, hasta enfermar? ¡La impunidad! ¡La arrogancia! ¡El insulto! ¡El vómito que te echan encima, mientras te dicen que es por tu bien, para que no vivas más por encima de tus posibilidades! ¡Pero si yo siempre he vivido por debajo de mis posibilidades! ¡Si mis posibilidades las tenía en sus manos el banco, con su hipoteca vampírica! 

¡Y sube la luz para que los atracadores de las industria eléctrica acumulen más beneficios!

Te querría hablar de los Juegos Olímpicos madrileños, de la metepatas, la mentecata y paleta alcaldesa, un despropósito humano, un mal bicho, que me ha clavado a una cruz con el último IBI y me acosa con multas astronómicas y basura en las calles y baches destrozacoches por doquier, adoquín por adoquín, adoquinada cabeza llena de rulos. Pero a su ladito veo al otro modelo femenino del poder reinante que nos abruma con humillaciones y desfachateces innúmeras. Hasta la punta de su altiva nariz está llena de chanchullos, mangoneos, protectora y encubridora de corruptos como ninguna. Dejó en su puesto a un pupilo listillo, que no iba a ser menos y quién sabe, hasta se atreve algún juez a señalarlo como uno más de la espesa e irrespirable charca en la que han chapoteado como tiburones recién mutados.
¡Y todo con la connivencia de los Sindicatos, que, si no tan insultantemente corruptos, han ido mirando para Cartagena con tal de recibir algunas migajas de la mesa! ¡Ahora lo descubren, como si no estuvieran en los consejos de administración de todas las Cajas! 

¿Y qué decir de los más mentirosos, los mayores atracadores impunes desde hace ya casi cuarenta años, los nacionalistas pujolistas, ahora ya sin la careta de salvadores de España, envueltos en una banderola que da fiebre, que les hace sentir ya triunfadores antes de la última batalla, y que han arrastrado a los más cretinos, los llamados de izquierdas, aunque de ello no tengan en realidad más que la mano pintada?


Veo todo tan repugnante, los poderosos tan engreídos, tan insensibles al dolor infinito que están causando, la muerte innominada que están provocando, los deshaucios, los suicidios, el hambre, la vergüenza de ser pobre y no poder reconocerlo, la tensión, el miedo, un país entero lleno de vergüenza, de impotencia, sin fuerzas ni para levantarse y gritar y romper escaparates y las cabezas de los maniquíes de los escaparates. Y mientras se muere y destruye todo lo que nos protegía los atracadores de bancos siguen sentados en sus poltronas y reciben el dinero de todos para que la economía nacional no se hunda, la mayoría arrastrándose a sus pies, por favor, que no suba la prima de riesgo y nos machaquen más. Tienen nombre, pero los jueces lograrán que acabemos olvidándonos de todos ellos. Haré una lista y pegaré su careto al lado. Iré abriendo nichos en la pared con estos cuadernos del envilecimiento, los tapiaré para que alguien los descubra un lejano día y sepa algo de lo que está pasando, que esto no lo contarán, seguro, los libros de historia.   

jueves, 12 de diciembre de 2013

ESPANYA CONTRA ESPAÑA


(Foto: S. Trancón)


El título: “Espanya contra Catalunya, una mirada històrica”.
Subtítulo: “Espanya contra España, o Catalunya contra Cataluña, una provocación histriónica”.

Se está “celebrando” en Barcelona un congreso o simposio bajo ese título. Sus organizadores son el Centre d’Història Contemporània de Catalunya (CHCC), organismo que depende del Departamento de Presidencia de la Generalitat, y la Societat Catalana d’Estudis Històrics (SCEH), integrada en el Institut d’Estudis Catalans (IEC), institución subvencionada por la Generalitat desde el restablecimiento de la autonomía en Cataluña. ¡Cuánta sigla, cuánto pícaro y cuánto oportunista metido en el negocio independentista! Porque esto cuesta dinero, y el dinero sale de las arcas públicas. Arcas públicas que están vacías, pero que deben de tener un doble fondo de reptiles del que se van sacando, como conejitos blancos de una chistera, esos dineros escurridizos. Y mientras tanto los hospitales, los colegios, las farmacias... Bueno, pero dejemos esta manida consideración y vayamos al meollo.
Fíjate en este detallito, amigo leyente o lector dilecto: Escriben “Espanya” en lugar de “España”. Los mismos que nos han obligado estúpida y oficialmente a escribir “Lleida” en lugar de “Lérida”, esos mismos no respetan el “España” y lo catalanizan. Lo hacen con una clara voluntad de desprecio lingüístico, pero no se dan cuenta del fallo freudiano que encierra este intento de borrar la existencia de España, incluso en la grafía: la catalanizan.
Pues sí, efectivamente existe una Espanya a la que se quiere negar, pero que acaba colándose por la puerta del inconsciente. En lenguaje más castizo: dime lo que rechazas y te diré quién eres. Dime lo que obsesiva y compulsivamente niegas y tratas de destruir, y te diré lo que inconscientemente admiras; porque no puedes dejar ser el que eres. Puedes negar al padre, a la madre e incluso a tus hijos, pero seguirás teniendo un padre, una madre y unos hijos. Puedes cambiarles de nombre, incluso hacerles la cirugía estética y ponerles otra cara, hasta colocarles la nariz en el cogote y transformarlos en fantoches, pero seguirán ahí, vinculados a ti, convertidos en una pesadilla.
Digo que Espanya existe en Catalunya, lo mismo que Cataluña en España. El empeño de esos seudohistoriadores, disfrazados grotescamente de expertos, propagandistas fulleros y peligrosamente engreídos, pone de manifiesto un problema que entra dentro de la psicopatología individual y colectiva: se explica mejor desde el mecanismo freudiano de la negación/denegacion, que desde inútiles esfuerzos documentales o históricos. Se trataría de analizar e interpretar complejos emocionales que afectan tanto a experiencias individuales como a sentimientos colectivos. Lo nuevo es la capacidad que tienen hoy los medios masivos de propaganda de convertir la patología individual en psicopatología colectiva. Están en ese empeño y no lo minusvaloremos, lo pueden conseguir. El nazismo era un delirio, pero arrastró a millones de seguidores. La gracia acabó con más de 40 millones de muertos.
Pretender desenmascarar esta mascarada con argumentos históricos y raciones es inútil. Ya lo dijo el portavoz de este conciliábulo: el título “es una realidad absolutamente incontestable”. Al fanatismo le gustan las frases rotundas. Pero no entremos al trapo, no intentemos rebatir todas y cada una de las mentiras insultantes, ofensivas y provocadores que saldrán de boca de los ponentes, emulándose unos a otros para mostrar quién es más atrevido. Ocurre con esto como con la paranoia de las conspiraciones. Cuanto más absurdas, más eficaces. La fe, cuanto más irracional, indemostrable e inconcebible, mejor, mayor consuelo otorga a sus creyentes, porque tiene más mérito convertirse en sus seguidores.
Sólo me queda añadir una pequeña postdata: ¡cómo me cabrea que con el dinero de mis impuestos estos vividores e intoxicadores monten su sarao ultranacionalista! Eso sí que es robar. Si se lo pagaran de su butxaca, pues allá ellos. Pero su amor a la patria parece que no llega a tanto.

miércoles, 4 de diciembre de 2013

EDICIÓN DIGITAL de "MEMORIAS DE UN JUDÍO SEFARDÍ"




EDICIÓN DIGITAL DE las “MEMORIAS DE UN JUDÍO SEFARDÍ. La verdadera historia de Dankofler-Dino del Monte”.

Ya está  al venta en Amazon esta edición ilustrada con más de 100 fotografías y cuadros de Dan Kofler. Un verdadero lujo. No te pierdas esta historia que ha interesado ya a miles de lectores en España e Israel, ahora accesible a cualquiera en cualquier parte del mundo.  

http://www.amazon.es/Memorias-sefard%C3%AD-verdadera-historia-Kofler-ebook/dp/B00H3HIX3O/ref=sr_1_1?s=digital-text&ie=UTF8&qid=1386168449&sr=1-1&keywords=dan+kofler

Memorias de un judío sefardí. La verdadera historia de Dan Kofler-Dino del Monte es el relato apasionante de la vida de un judío sefardí, llena de aventuras y experiencias insólitas. Un viaje desde la Rumanía nazi y comunista a la añorada Sefarad, pasando por el Israel de 1948, de los kibbuts y el conflicto palestino, la Alemania de los años sesenta y la España de los últimos años del franquismo y la transición democrática. Dan Kofler, músico y pintor, es la encarnación viva del errante, del desterrado, del artista que incansablemente indaga sobre el sentido de la vida y la búsqueda de la verdad y la perfección del arte, enfrentándose a sus éxitos y fracasos con una entereza y pasión que conmueve al lector desde la primera página.

Santiago Trancón ha recreado en estas Memorias, con una prosa ágil y precisa, no sólo la vida del protagonista, sino su propia aventura, desde el primer encuentro con Dan Kofler en una cueva de Toledo, a la investigación sobre el pasado judío de nuestro país, la herencia milenaria de una cultura que está en la base misma de lo español, cuyas huellas descubre el narrador a cada paso y en las que encuentra las claves del pensamiento, la psicología y el modo de ser de tantos españoles de ayer y de hoy. La reconstrucción biográfica se convierte así, no sólo en una inquietante novela, sino en un deslumbrante documento histórico y una reflexión que no dejará indiferente a nadie, pues el lector se verá empujado a realizar su propio viaje, preguntándose sobre el sentido de su vida y el misterio de la existencia.

lunes, 25 de noviembre de 2013

EN QUÉ SE PARECE CATALUÑA A ISRAEL


(Foto: Marimar Trancón)



Recientemente Artur Mas se fue a Israel en busca de apoyos para su proyecto independentista. Afirmó que Cataluña e Israel tenían mucho en común. Vino a decir que, así como Israel ha logrado constituirse en un próspero Estado libre e independiente, también Cataluña alcanzará este anhelado fin. Al poner a Israel como modelo, abrió la puerta a todo tipo de comparaciones. Por supuesto, todas positivas, contando con lo que los psicólogos llaman el efecto “halo”: todo lo bueno de Israel lo compartimos, lo tenemos también aquí, a casa nostra, porque nos parecemos mucho.

Animado por el mensaje arturista, me puse a reflexionar aceleradamente y llegué pronto a esta docena de conclusiones:

  1. Cataluña, como Israel, es un pueblo milenario (hunde sus raíces en la noche de los tiempos).
  2. Cataluña, como Israel, ha logrado sobrevivir a los ataques de todos sus enemigos, y nadie ha conseguido destruirla, a pesar de haberlo intentado con todos los medios, incluido el exterminio físico (recuérdese la masacre borbónica de 1714).
  3. Cataluña, como Israel, vive rodeada de fanáticos españoles que desean su destrucción, algunos infiltrados en su propia tierra, lo mismo que le sucede a Israel con sus enemigos musulmanes.
  4. Cataluña es trabajadora y laboriosa, y de las piedras hace panes, lo mismo que Israel, que ha convertido el desierto en una de las tierras más fértiles de la tierra.
  5. Los catalanes son inteligentes y superdotados, y si no figuran entre ese 30% de premios Nobel judíos, es porque todavía no son un Estado independiente capaz de hacerse valer y respetar en los foros internacionales.
  6. Los catalanes, como los judíos, son todos emprendedores y negociantes natos, les gusta ahorrar, saben lo que vale el dinero y por eso son ricos y casi todo el mundo los envidia.
  7. Cataluña, como Israel, tiene una población y un territorio de dimensiones ideales para poder organizarse, prosperar y convertirse pronto, por arte de magia o de lo que sea, en una de las naciones más avanzadas y desarrolladas del planeta, incluso del mundo.
  8. Israel logró que la ONU reconociera su derecho a decidir, liberarse de la tutela británica y ser aceptado como Estado por la mayoría de las naciones: lo mismo le sucederá a Cataluña, que acabará ejerciendo su derecho a la autodeterminación para liberarse de la pérfida dominación colonial española.
  9. Cataluña, con al ayuda de sus hermanos israelíes, acabará dotándose de un ejército poderoso capaz de defender sus frágiles fronteras, y no le teme a ningún ataque terrorista, venga de donde venga, porque sabrá atajarlo con contundencia, basándose en un amplio y muy bien organizado servicio de inteligencia (seguramente se poyará para ello en la eficacacísima Método 3).
  10. Cataluña dejará de vivir del turismo y de las buenas relaciones económicas con el resto de España; su economía se asentará en una potente industria exportadora de alta tecnología, siguiendo el modelo israelí. Tiene talento de sobra para hacerlo en muy poco tiempo, pongamos unos diez o doce años.
  11. Cataluña no es Sefarad. Sefarad fue un invento de los Reyes Católicos que quisieron así destruir a Catalunya, donde los judíos vivían perfectamente integrados, nunca fueron perseguidos y pasaron a ser parte del pueblo catalán. Los lazos entre Cataluña e Israel no pasan por Sefarad, que no es más que un mito. Los judíos, por tanto, pueden y deben apoyar la independencia de Cataluña, donde siempre serán bien acogidos, no como en España (o lo que quede de su desguace) donde, al contrario, siempre serán perseguidos y maltratados.
  12. Cataluña, como Israel, tiene mar. Esto es algo que Castilla nunca le perdonó, como no se lo perdonan sus enemigos a Israel, que sueñan con arrojarla al mar.

Este es el fruto de mis veloces investigaciones, basadas en la famosa teoría del huevo y la castaña que, efectivamente, se parecen mucho. De la una se deriva lo de “castañazo”; del otro, lo de “hay que tenerlo un poco mal puesto” para creérselo e ir a predicarlo, nada menos que a Israel. Que el viajecito triunfal hay costado un idem a las paupérrimas y esquilmadas arcas catalanes, eso tiene poca importancia frente a la alta misión cumplida. Además, Cataluña es la gallina de los huevos de oro de España, no lo olvidemos, y pronto dejará de ponerlos en corral ajeno.

http://www.cronicaglobal.com/es/notices/2013/11/-en-que-se-parecen-cataluna-e-israel-2594.php

jueves, 7 de noviembre de 2013

EL AUTOR Y EL LIBRO: ¿QUÉ ESTÁ PASANDO?

(Fotos: Vicente García)
El libro ha entrado en crisis.
No me refiero al hecho de que las editoriales están en crisis (publican menos, venden menos).
Tampoco me refiero a cualquier libro.
No están en crisis los libros de cocina, por ejemplo; o los de economía y empresa; o los de autoayuda; o los infantiles; o los libros de texto (obligatorios); o los betsellers; o los fabricados expresamente para ser consumidos como cualquier producto.

Me refiero al libro de creación, de reflexión, de investigación. A la novela, la poesía, el ensayo, el pensamiento, la ciencia. Aquí, en este campo, algo está pasando, y es bueno saberlo.
Es fácil comprobar que este libro está desapareciendo de los circuitos de venta y consumo. La única explicación es que no es lo suficientemente rentable para los editores tradicionales, las distribuidoras y los libreros. Ocupa mucho espacio; es mejor dedicarlo a otros libros que se venden mejor. No hay suficiente demanda, dicen.

Así que sí, el libro ha entrado en crisis; pero no cualquier clase de libro.
Dejemos a los libros de consumo que sigan su camino: nada de malo hay en ello. No se trata de denigrarlos ni de echarles la culpa de nada: son lo que son. Pero distingamos: el libro, en su sentido cultural, es otra cosa. Sólo se parecen externamente, pero son productos radicalmente distintos.

El libro de creación y pensamiento es lo que tradicionalmente ha merecido el nombre de libro. Hoy se mezcla y confunde con el otro libro, el libro de consumo, de usar y tirar, el que no obliga a pensar, ni a reflexionar, ni da a conocer nada nuevo sobre la realidad, sobre los demás o sobre uno mismo. El libro, o te transforma, o no es libro, es mero pasatiempo. Pues este otro libro es el que hoy está desapareciendo del mercado visible del libro, y hay que reflexionar sobre este fenómeno.

A quienes más obliga a cambiar es a los autores. Creerse que, por haber escrito algo, incluso algo muy bueno, ya merece ser publicado, vendido y reconocido, eso es hoy pura fantasía. Dejarlo todo en manos del mercado, otro error. El circuito autor-editor-distribuidor-librero ya no funciona, salvo para los más conocidos que necesitarán, de todos modos, hacer constantes esfuerzos para seguir siéndolo. Para la gran mayoría, incluso para quienes hasta hace poco gozaban de cierta fama, para ese miniejército de escritores más o menos valiosos, las cosas están cambiando, y quien no sepa adaptarse acabará amargado, resentido, dando tumbos en busca de editor, mendigando atención, o maldiciendo al país y su incultura irremediable.

Hay que bajar al suelo. Hay que descender del pedestal o de la torre de marfil en la que muchos creían estar a salvo de los vientos que corren. Hay que quitarse los anillos, no hay que tener miedo a mancharse las manos. Si crees en lo que escribes, si estás convencido de su valor e interés, tendrás que promoverlo tú mismo, difundirlo tú mismo, hacerlo llegar a quien crees que puede leerlo y apreciarlo; deberás acercarte a tus posibles lectores con sinceridad, sin impostura, sin miedo a que algunos te consideren un vendedor ambulante. Tendrás que aprender a vender sin venderte, a difundir tu trabajo sin humillarte, a solicitar pero no a mendigar, a agradecer pero no a lisonjear, a dignificar tu tarea y tu vocación, pero sin sentirte por eso superior a nadie.

Tendrás que cambiar la idea que los demás y tú mismo tienes del hecho de ser escritor y aspirar a ser leído y merecidamente reconocido. Tendrás que saber que, si tu obra no aspira a la perfección, no merece la pena ser escrita. Pero una vez escrita, has de saber que te queda por delante la tarea más difícil, la de publicarla dignamente, difundirla el máximo posible y venderla del modo más beneficioso para ti, no para los distribuidores o editores. Debes negarte a que otros vivan de tu esfuerzo y tu creatividad y que, además, te sientas obligado a agradecérselo. Por tu propia dignidad, y por el valor del libro, del libro cultural, debes entender que las cosas están cambiando y que tanto tú, como los lectores, deben también cambiar.

El lector debe saber que, si quiere que el libro no muera, debe aprender a valorarlo y apoyarlo. Debe distinguir, discriminar y comprar y leer sólo aquello que de verdad le interese y le ayude a pensar, a cambiar sus ideas, a intensificar su vida. Debe buscar la información sobre los libros, allí donde hoy está: en internet. Y debe aprender a valorarla, porque hay mucho engaño, mucho vacío y mucho humo, tanto en internet como en las estanterías de los grandes supermercados.

Internet ha abierto la puerta a una nueva relación entre el autor y los lectores, pero para que de verdad desarrolle sus posibilidades, debe cambiar nuestra idea del autor y del libro. El libro de papel sigue y seguirá siendo imprescindible. Lo que vemos en la pantalla es volátil, efímero. No llega nuestro cerebro del mismo modo, no activa del mismo modo nuestros circuitos cerebrales. La pantalla carece de la consistencia "mental" y "perceptiva" del papel. Es más apropiada para los libros de consumo y entretenimiento que para estimular la reflexión y el pensamiento.

Para lo que sí sirve internet es como medio de difusión y comunicación. Esta es una herramienta que los autores podemos usar para liberarnos en parte de la tiranía del mercado, de ciertos editores y distribuidores. Hemos de utilizarla, pero sin creer que hace milagros. Su mayor inconveniente es que llega a cansar y aturdir, a volver todo tan superficial  e indiscriminado que toda información o mensaje acaben en la papelera. No es, desde luego, ningún camino fácil, aunque sí nos da mayor libertad.

(Si quieres adquirir el libro Huellas judías y leonesas en el Quijote. Redescubir a Cervantes,  entra y apoya su edición: http://www.lanzanos.com/proyectos/huellas-judias-y-leonesas-en-el-quijote/)







domingo, 20 de octubre de 2013

UNA ENTREVISTA SOBRE "HUELLAS JUDÍAS Y LEONESAS EN EL QUIJOTE"

Me entrevista Emilio Gancelo para el suplemento literario El Filandón del Diario de León. Presento aquí la entrevista completa.

(Río Ser. Cervantes. Ancares)

-Hay ya varios libros que han abogado por esa tesis, la de la 'leonesidad' de Cervantes. En esencia, ¿qué argumentos aporta su libro que no se hayan explicado ya antes?

Mi tesis parte de una doble afirmación: Cervantes era de origen judío y su familia procedía de las montañas y la meseta de León. Las dos cosas van unidas. Aclaro lo de la “leonesidad”. Si por ello te refieres a una identidad o esencia, al estilo de la que se han inventado los nacionalismos, pues no, yo no creo en la leonesidad de Cervantes ni en la mía propia. Otra cosa es el haber nacido o proceder de León, un hecho determinante en algunos aspectos fundamentales, como la influencia del habla leonesa, la experiencia del entorno y el paisaje, las costumbres, el modo de trabajo y de vida, los recuerdos, las vivencias de la infancia y la juventud, que se dejan ver y entrever en el Quijote de manera clara y difícilmente rebatible. Hablo de la montaña, la meseta y ribera leonesa, una zona amplia, que va desde los Ancares a Tierra de Campos, pasando por la Cabrera, la Maragatería y Sanabria, por simplificar.

-Teniendo en cuenta que la teoría ha aparecido en prensa y libros, ¿cómo posible es que a nivel global no se hable más de este asunto? ¿Es que falta algo tan contundente, quizás, como la aparición de un 'acta de nacimiento'?

Yo creo que nunca aparecerá ningún documento que pruebe el lugar de nacimiento de Cervantes, y por varias rezones: no existían entonces actas y libros de bautismo, son posteriores; Cervantes quiso ocultarlo intencionadamente y no dejó ninguna pista fiable; hay mucha confusión entre homónimos (existen 6 Rodrigos de Cervantes, por ejemplo); los documentos no son muy de fiar: se falsificaban con facilidad, se cambiaban los apellidos sin ningún problema, se compraban testimonios, hidalguías y limpiezas de sangre... Para colmo, a partir de mediados del siglo XVIII aparecieron falsificadores “profesionales”, que manipularon documentos como la supuesta acta de bautismo de Alcalá. Afirmar que Cervantes nació en el pueblo sanabrés de Cervantes no se puede probar; lo que sí podemos conjeturar como verosímil es que su familia procedía de esa zona, que entonces pertenecía a Astorga. Ir más allá ni es necesario ni riguroso. A mí me basta con mostrar que Cervantes era de origen leonés, el primer gran escritor leonés verdaderamente universal.     

-Seguro que ha leído los libros de Llamas y el de Eutimio Martino, ¿qué opinión le merecen? ¿Hay algún otro, interesante, en el que se defienda el origen leonés y converso de Cervantes?

Las investigaciones de Eutimio y Llamas, así como las de Leandro Rodríguez y César Brandáriz, son muy interesantes, porque intuyen lo que yo luego trato de probar. Para mí han sido un estímulo fundamental, pero yo trato de ser más riguroso, probar mejor las afirmaciones basándome en una lectura crítica y atenta al texto cervantino. Luego debo citar a Américo Castro, que fue pionero y se atrevió a decir lo que nadie se atrevía sobre el origen converso de Cervantes.

-¿Cambiaría algo el que Cervantes fuera leonés  (pero, y leonés, ¿de dónde exactamente?)? Es decir, ¿qué implicaría ese reconocimiento a nivel de RAE, instituciones, etc.? ¿Y su condición de judío converso, qué deja traslucir?

Cambiaría sobre todo la iconografía, la lectura, la interpretación y valoración global del Quijote. No estamos hablando de un simple cambio de nombres o lugares. El paisaje y el entorno físico y cultural del Quijote tienen un valor simbólico fundamental. La utopía individual y social que encarna don Quijote se corresponde con el entorno pastoril, campesino y bucólico en el que se mueven todos los personajes, al que Cervantes añade los datos crudos de la realidad como contraste irónico y crítico. Esto no podría haberlo imaginado, construido ni transmitido si hubiera situado los hechos y aventuras en un paisaje manchego que, reconocido por autores como Francisco Rico o Nabokov, nunca aparece descrito en el Quijote, sino otro muy distinto.
En cuanto a los efectos “institucionales” de mi libro, es algo que no me preocupa. No busco pelear con nadie. La verdad se abrirá paso, aunque tarde cien años. No hay que forzar el texto para verlo. Muchas cosas saltan a la vista. Pero la Iglesia Cervantina está muy bien organizada, no se va a venir a bajo por este acto quijotesco mío. No me asustan las críticas, sólo quiero que el Quijote deje de ser un texto reverencial que nadie lee. Recuperar su vitalidad, redescubrir su actualidad.

-¿Crees que existe un abandono, una cierta dejadez, en cuanto al recuerdo o puesta en valor de nuestro pasado judío? ¿A qué crees que es debido? 

Totalmente de acuerdo. León es un caso único en la historia de los judíos de España, porque aquí hubo, no ya una judería o aljama, sino anteriormente una ciudad entera judía, con sus mil habitantes, sus murallas, sus leyes y autonomía, y que se encargaba nada menos que de la defensa de la ciudad. Esto es sorprendente, y dice mucho de la presencia judía en el antiguo Reino de León. Te adelanto un proyecto para el que he empezado a recabar colaboración: la organización de un Congreso Internacional que quisiera titular “Presencia e influencia judía en León: historia y literatura”. Hay mucho que contar e investigar, y los leoneses tienen derecho a conocer este pasado excepcional.  

-Podrías indicar aquí algunas frases, palabras, o párrafos, en concreto, que tú consideres significativos, del Quijote, donde se aprecia esas raíces o huellas leonesas..

Esquemáticamente: Referencias a las Lagunas de la Lampreana o Villafáfila, a las aceñas del Duero, la Sierra o Peña Negra de la Cabrera, al cultivo y fabricación del lino (muy extendido en León, nunca en la Mancha), los carros chillones tirados por bueyes, la presencia de lobos y osos, la montería del jabalí, el origen de los Quijada en Villagarcía de Campos, los apellidos Cervantes y Saavedra, las afirmaciones del capitán cautivo (alter ego de Cervantes), el paisaje de las riberas del Esla (el mismo de la Diana de Montemayor), los palomares, la distinción entre patio y corral, los duques sin nombre (los duques de Benavente), Dulcinea villana de Sayago, la Tierra de Campos (encubierta bajo los campos de Montiel), citas de la Pícara Justina (judía de Mansilla de las Mulas), leonesismos abundantes y modalidades del habla leonesa, la vegetación, la orografía, los oficios y labores del campo, rabeles, mastines, jugar o birlar a los bolos, la lucha leonesa, la calderada, la cecina... Y en general la influencia de la cultura hebrea, presente en los más de cien asentamientos judíos que existieron en esta amplia zona que llega hasta Valladolid.

ACLARACIÓN: El libro está en proceso de financiación para su publicación. En principio no se distribuirá por las librerías, así que quien quiera adquirirlo habrá de solicitarlo a través de la plataforma lanzanos.com

sábado, 5 de octubre de 2013

CERVANTES CONOCÍA ZAMORA Y LAS ACEÑAS DEL DUERO



Sostengo en mi libro HUELLAS JUDÍAS Y LEONESAS EN EL QUIJOTE que Cervantes necesariamente tuvo que conocer las montañas y la meseta de León, una zona que va desde los Ancares y la Cabrera hasta Tierra de Campos, pasando por Zamora. Para demostrar que conocía Zamora basta leer el pasaje en que don Quijote y Sancho cogen una barca y se dejan llevar por la corriente del río hasta unas aceñas y a punto están de ser atraparlos por uno de sus grandes rodeznos, que acaba destrozando la barca. Lea el lector sin prejuicios y observe la foto del río Duero a su paso por Zamora, con esas aceñas sobre el fondo de la ciudad. Si conoce las fértiles riberas del Duero o el Esla, ponga un poco de imaginación y entenderá la añoranza que siente don Quijote a verlas. 

Dos días después que salieron de la alameda llegaron don Quijote y Sancho al río Ebro, y el verle fue gran gusto a don Quijote, porque contempló y miró en él la amenidad de sus riberas, el sosiego de su curso y la abundancia de sus líquidos cristales, cuya alegre vista renovó en su memoria mil amorosos pensamientos. (...)
Y dando un salto en él, siguiéndole Sancho, cortó el cordel, y el barco se fue apartando poco a poco de la ribera (...)
En esto, descubrieron unas grandes aceñas que en mitad del río estaban, y apenas las hubo visto don Quijote, cuando con voz alta dijo a Sancho:- ¿Ves? Allí, ¡oh amigo!, se descubre la ciudad, castillo o fortaleza donde debe de estar algún caballero oprimido, infanta o princesa malparada, para cuyo socorro soy aquí traído.
-¿Qué diablos de ciudad, fortaleza o castillo dice vuesa merced,señor? -dijo Sancho-. ¿No hecha de ver que aquéllas son aceñas que están en el río, donde se muele trigo?


Aceñas de Zamora. López Heptener, 1950.

Calla, Sancho -dijo don Quijote-, que aunque parecen aceñas no lo son, y ya te he dicho que todas las cosas trastruecan y mudan de su ser natural los encantos.
(Don Quijote de la Mancha, II, cap. 29) 


Cervantes escribe Ebro y Zaragoza pero en su mente está el Duero y Zamora (fonéticamente similares) con sus aceñas. Cervantes escribe partiendo de la realidad que conoce, sobre la que construye luego la ficción. Necesita referencias concretas para luego transformarlas, transmutarlas y trasponerlas de acuerdo con las necesidades del relato. Como don Quijote, para "encantarlas", las "trastrueca y muda", porque a esta altura del relato don Quijote ya no sufre alucinaciones, simplemente interpreta la realidad en función de sus deseos y su ansia de aventuras. Lo que nos interesa destacar es que Cervantes no inventa o fantasea primero, y luego escribe, sino al revés. Aunque hubiera pasado por Zaragoza a orillas del Duero, nunca habría visto allí aceñas. Molinos de agua sí, pero no aceñas, que son unos molinos harineros de agua que nunca han existido en el Duero y sí, y abundantes, en las aguas del Duero y sus afluentes, desde Tordesillas a Zamora, como hoy todavía podemos contemplar. 

NOTA, PARA LOS INTERESADOS: Mi libro sólo se puede adquirir a través de la plataforma
(Si te interesa tenerlo, no tardes en encargarlo).

domingo, 29 de septiembre de 2013

CERVANTES Y LA AUTOEDICIÓN



La autoedición no es un fenómeno nuevo: ya existía en tiempos de Cervantes. En el Quijote encontramos un pasaje que tiene hoy plena vigencia.

Cervantes nos cuenta la visita de don Quijote a una imprenta de Barcelona, donde se encuentra con un autor y entabla con él una conversación en la que nos aclara que los libros se imprimen “por cuenta del autor” o “vendiendo el privilegio a algún librero”, o sea, editor. 
Cervantes ironiza sobre las fantasías del autor que se “autoedita”: “Por mi cuenta lo imprimo -respondió el autor- y pienso ganar mil ducados, por lo menos, con esta primera impresión”, que es “de dos mil cuerpos (ejemplares) y se han de despachar a seis reales cada uno en daca las pajas” (o sea, que se los quitarán de las manos).
Don Quijote le replica que hace muy mal las cuentas, pues “parece que no sabe las entradas y salidas de los impresores y las correspondencias que hay de unos a otros”, es decir, que parece desconocer que entre impresores, editores y libreros apañan y falsifican las cuentas, engañando así a los autores.
Se defiende entonces el autor con estas reveladoras palabras: “Pues, ¿qué? ¿Quiere vuestra merced que se lo dé a un librero que me dé por el privilegio tres maravedís, y aun piensa que me hace merced en dármelos?

Cervantes se burla de las fantasías del autor que se “autoedita”, al mismo tiempo que critica a libreros y editores. Nos enteramos que la tirada de una edición en su época era de unos 2.000 ejemplares, algo que hoy incluso resulta casi inimaginable, pues la edición de la mayoría de los libros no llega a 1000. La cuentas del autor son teóricamente reales, pero sólo en el caso de que vendiera esos 2000 ejemplares él directamente, sin intermediarios, lo que resultaría, entonces y ahora, imposible (el Quijote se vendía 290 maravedís el ejemplar, y el cálculo de este autor es de 204 maravedíes para cada ejemplar de su libro; una docena de huevos valía entonces unos 63 maravedís, y un pollo, 55).

Nos dice que un librero le daría, si no lo autoeditara, 3 maravedís por la venta de cada ejemplar, lo que es verdaderamente abusivo, aunque no sabemos si exagera. De cualquier modo parece que el autor incluso cobraba menos que hoy (máximo un 10%), lo que explica el que Cervantes, a pesar del éxito del Quijote y de las Novelas ejemplares, siguiera sumido en la pobreza.


Todo, más o menos, sigue ocurriendo hoy, con la diferencia de que hoy la cultura escrita va camino del estercolero. Es otro de los objetivos de la crisis en que nos han metido.

Hago estas reflexiones a propósito de mi intento de autoedición del libro "HUELLAS JUDÍAS Y LEONESAS EN EL QUIJOTE. REDESCUBRIR A CERVANTES"

lunes, 16 de septiembre de 2013

HUELLAS JUDÍAS Y LEONESAS EN EL QUIJOTE


Esta es la portada de mi nuevo libro.
Puedes apoyar su publicación entrando en
 http://www.lanzanos.com/proyectos/huellas-judias-y-leonesas-en-el-quijote/

Verás aquí cómo puedes recibir el libro a través de correo postal en cuanto se publique.  Muchas gracias por tu interés. 




El libro que te ofrezco es el fruto de una larga investigación sobre el Quijote, uno de los libros más importantes e influyentes de la historia. A pesar de las muchas interpretaciones y estudios que se han hecho de la obra, nunca se ha realizado una lectura profunda sobre las claves judías que Cervantes dejó a lo largo del texto, que son muchas más de las que hasta ahora habían sido descubiertas. Presento un conjunto de datos y referencias que muestran de modo indiscutible el origen judeoconverso de Cervantes y cómo la cultura y la tradición judía influyó en su vida y en su escritura. Vivimos hoy un renacer del pensamiento y la cultura sefardí en nuestro país, el interés por descubrir las profundas raíces y las huellas hebreas que han conformado nuestra cultura y nuestro modo de pensar y de ser. España no sería lo que es sin Sefarad. Sefarad pervive en innumerables rincones de nuestra geografía. Hablamos de huellas físicas, pero también invisibles, culturales, psicológicas, que son más decisivas. Podríamos decir, en sentido real, no figurado, que gran parte de los españoles de hoy somos, o seguimos siendo, hispanojudíos. A todos ellos interesará especialmente este libro, que les ayudará a comprender mejor la importancia decisiva que tuvo la persecución y expulsión de los judíos de nuestro país.

Pero también quiero reivindicar el origen leonés del linaje de Cervantes y la vinculación que nuestro escritor tuvo con las Montañas y la Meseta de León, esa zona del Noroeste peninsular que coincide con el antiguo Reino de León, en la que encontramos los Ancares, la Cabrera, la Maragatería, el Páramo, Sanabria, Sayago o Tierra de Campos, por citar un conjunto de comarcas cercanas y relacionadas entre sí, que tienen que ver con las “montañas de León” que cita Cervantes y los numerosos ríos que descienden de ellas hacia el Duero, formando las fértiles riberas, los montes y campos que constituyen el verdadero paisaje del Quijote, un espacio real que está en la base de ese espacio simbólico e imaginario que adquiere en la ficción novelesca una importancia decisiva.



Mi propósito ha sido unir el rigor de la investigación con la claridad y amenidad expositiva, huyendo tanto de las interpretaciones fantasiosas de algunos aficionados como de las arbitrarias afirmaciones de muchos académicos. Con cierta osadía, pero con plena confianza en mis investigaciones, descubrimientos e interpretaciones, te ofrezco la posibilidad de apoyar este proyecto de publicación que, con tu ayuda, pronto podría ver la luz y llegar a tus manos.   http://www.lanzanos.com/proyectos/huellas-judias-y-leonesas-en-el-quijote/


P.D. ACLARACIONES: Me escriben muchos amigos pidiéndome que les explique este proyecto y aclare cómo pueden apoyarlo. Trataré de hacerlo:

1) Lo primero que hay que hacer es ABRIR LA PÁGINA y REGISTRARSE en lanzanos.com en la dirección que aparece aquí abajo.
2) LEER la descripción del proyecto (en que justifico y explico lo que pretendo) y ver las opciones que aparecen a la derecha, que vienen señaladas con números: 15 euros, 32 euros... etc. 
3) Debajo de cada opción aparece la palabra "apoyar". Si pinchas aquí, empieza el proceso para poder SOLICITAR el número de ejemplares que quieras recibir por correo postal.
4) No hace falta registrarse en Facebook. Registrarse no implica ningún compromiso, es un trámite necesario para que la plataforma pueda gestionar tu solicitud y controlar el proceso. Puedes poner el nombre de usuario y la contraseña que quieras, con tal de que no la olvides para cuando quieras volver a entrar en la página y enterarte de cómo va el proceso, o para pedir la información que quieras.
5) RELLENAR el formulario que aparezca, necesario para formalizar legalmente el proceso y la solicitud individual.
6) Te pedirán un número de CUENTA para cargar la cantidad que hayas solicitado, pero sólo se hará efectivo el cargo cuando se haya alcanzado la cantidad global del proyecto. Si no se alcanza la cantidad necesaria para llevar adelante la publicación del libro, todo el proceso se para y no se carga a los mecenas ninguna cantidad.
7) El proceso bancario es TOTALMENTE SEGURO, privado y absolutamente controlado, pero, para los que quieran, también se puede realizar el pago a través de una cuenta PayPal.
8) Todavía existe otro procedimiento: el pago mediante un VALE específico con un código que yo puedo entregarte personalmente y que te servirá de justificante del pago en efectivo. También te puedo enviar por e-mail el CÓDIGO

El libro tendrá unas 350 páginas y se enviará a los mecenas a través de correo postal en cuanto esté publicado SIN GASTOS DE ENVÍO, que será inmediatamente después de acabado el proceso.

MUCHAS GRACIAS POR TU INTERÉS

domingo, 1 de septiembre de 2013

EL HIMNO CATALÁN ES PLAGIO DE UNA CANCIÓN SEFARDÍ




SE ACERCA EL 11 DE SEPTIEMBRE y el independentismo catalán volverá a buscar protagonismo mediático con esa "vía" que en realidad es "cadena", una forma muy freudiana de mostrar que están encadenados a un proyecto que quisiera encadenar a todos y cada uno de los habitantes de Cataluña. El año 1714 lo quieren convertir en talismán y símbolo de su liberación, tergiversando la historia, ocultando que ese famoso año no hubo ninguna lucha de España contra Cataluña, sino una guerra de sucesión en la que Cataluña, pero también Toledo y Madrid, por ejemplo, se pusieron del lado perdedor. Todo es tanta patraña como la originalidad del himno que cantan con tanto furor bélico. Escuchad el enlace que figura abajo y comprobad que, efectivamente, la melodía es sefardí, la copia del "Els segadors" es indudable. Espero que algún investigador aclare más cómo se produjo el plagio y la burda transformación en un himno belicoso y ahora independentista y antiespañol. ¡Qué trágico destino el de Sefarad! Los independentistas van en contra de la idea misma de Sefarad, cometen esta especie de "profanación política" y algunos se declaran amigos y admiradores de Israel. Muchos judíos caen en el engaño y acaban sintiendo simpatía por el proceso independentista catalán, sin entrarse que es radicalmente contrario a lo que creen que es. Pero los catalanes, ni son tan diferentes del resto de españoles, ni tampoco tienen un himno original. Todo es una construcción imaginaria, pero la imaginación tiene mucho poder, sobre todo cuando se une al fanatismo.

martes, 27 de agosto de 2013

LA CUEVA DE MONTESINOS

Estoy acabando mi libro "Huellas judías y leonesas en el Quijote. Redescubrir a Cervantes". Este cuadro de Dan Kofler seguramente aparecerá en la portada del libro. Lo acompaño aquí de una cita del Quijote que adquiere mucho mayor sentido relacionándola con este cuadro. Don Quijote representa la esencial dualidad humana: nuestro cuerpo físico y nuestro doble energético. Cervantes lo describe aquí de modo insuperable: vivimos entre el sueño (el cuerpo energético) y la realidad (el cuerpo físico). Nuestra vida es un conjunto de "sueños contados por hombres despiertos o, al menos, medio dormidos", como también dice Cervantes.

Estando en este pensamiento y confusión, de repente y sin procurarlo, me salteó un sueño profundísimo, y cuando menos lo pensaba, sin saber cómo ni cómo no, desperté de él y me hallé en la mitad del más bello, ameno y deleitoso prado que puede criar la naturaleza, ni imaginar la más discreta imaginación humana. Despabilé los ojos, limpiémelos, y vi que no dormía, sino que realmente estaba despierto. Con todo esto, me tenté la cabeza y los 
Cueva de Montesinos. Dan Kofler, 2013.

pechos por certificarme si era yo mismo el que allí estaba o alguna fantasma vana y contrahecha; pero el tacto, el sentimiento, los discursos concertados que entre mí hacía, me certificaron que yo era allí entonces el que soy aquí ahora.

Don Quijote de la Mancha, II, cap. 23


jueves, 15 de agosto de 2013

CRÓNICA DEL ENVILECIMIENTO


De vez en cuando me llegan correos con libelos, panfletos y propuestas raras. Estos días he recibido uno que titula sus envíos como CRÓNICA DEL ENVILECIMIENTO. Vivimos tiempos de tensión, confusión y agresión constante, en los que no hay día en que no nos sintamos más desesperados. El anónimo confidente se desahoga con estos escritos, que iré dando a la luz puntualmente, cuando me lleguen. Para evitar cualquier denuncia, limpiaré un poco el texto de expresiones malsonantes, siempre que no afecten a su contenido. Me da permiso su autor, que también me pide que los publique en este blog, al que considera demasiado intelectual y en exceso moderado. Pues ahí va la primera entrega que, aunque trata un asunto ya pasado, nos pone en alerta sobre lo fácilmente que olvidamos y perdonamos, haciéndonos así cómplices del envilecimiento colectivo.

El presidente del Tribunal Supremo y del Consejo General del Poder Judicial, un tal Carlos Dívar, cristiano de misa y comunión, casado y relamido, se va con su escolta a hoteles de lujo, supónese que a pernoctar, que sólo es recluta y para eso le han dado el pase. Pasa la factura al Estado: es parte de sus obligaciones. A su mujer no le importa. Está ella, como el su marido, en contra de los homosexuales, desviados y pervertidos a los que Dios no quiere porque pecan contra natura. No le confiesa, en cambio, su pecado nefando al cura confesor, o sí, sólo Dios lo sabe, pero Dios es comprensivo y a él, gran alto magistrado, la tercera autoridad en el escalafón de los que coronan la cúspide, le perdona directamente. Cargó al erario público 32 viajes de lujo a Marbella y a otros destinos costeros y costosos, se gastó cerca de 30.000 euros del alero, que se sepa, y ni siquiera presentaba justificantes de sus gastos. Se daba cenas y desayunos de lujo con el policía encargado de su seguridad, de la seguridad de sus ambas posaderas, se entiende. Ocurrió allá por el año 2012 de la era de los corrompidos. Los periodistas, pudibundos o pudimangos, no dijeron lo que todos dicen fuera de página, que su escolta no era de los que vigilaban por delante, sino por detrás. Nada importara, si no fuera por lo de misa y comunión diaria, que eso nuestro buen padre y señor mío jesucristo no lo debiera consentir. 

  

jueves, 8 de agosto de 2013

UNA PÁGINA TRUCULENTA DE LA PÍCARA JUSTINA

(Fotos: Fernando Redondo)


La pícara Justina se publicó en 1605, poco antes que el Quijote. Fue escrita por un dominico leonés de origen converso, Andrés Pérez de León, aunque muchos piensen que su autor es el que figura en la portada, el toledano Francisco López de Úbeda. Los argumentos a favor del dominico son para mí contundentes, entre ellos la abundancia de leonesismos y de referencias concretas a la ciudad de León, inexplicables de otro modo. Es la primera y casi única novela picaresca que tiene por protagonista a una mujer, además, judía. El autor la llama “manchega” aludiendo a su condición de “manchada”, una prueba más a favor del uso anfibológico del término “mancha” en el Quijote. Como novela de aventuras es floja, pero su lenguaje es deslumbrante. He encontrado esta página truculenta, de un tremendismo muy adelantado a su tiempo. Cela se queda cortito a su lado. Habla de su padre, un mesonero al que dejan muerto en el suelo, encerrado en una habitación con un perro, mientras ella, su madre y sus hermanas comen y se divierten con el que ha matado a su padre en medio de una absurda disputa.



Dejamos en guarda de mi señor padre un perrillo que teníamos. Linda pieza, valía por seis hombres, y así, nos pareció que para guarda aquello era lo que hacía al caso, que para lo que es responsos y oraciones, las de sobremesa habían de ser todas suyas. Con todo esto, el diablo de perrillo, como olió olla y carne, comenzó a ladrar por salir, y viendo que no le abríamos, fuese a quejar a su amo, que estaba tendido en el duro suelo. Y como vio que tampoco él se levantaba a abrir la puerta, pensando que era por falta de ser oído, determinó de decírselo al oído. Y como le pareció que no hacía caso dél ni de cuanto le decía, afrentóse, y en venganza le asió de una oreja; y viendo que perseveraba en su obstinación, sacóla con raíces y todo y transplantóla en el estómago. Con todo eso, por si era sordo de aquel oído, acudió al otro, acordándose que suele ser respuesta de discretos: a esotra puerta, que esta no se abre. En fin, acudió a la otra oreja, hizo su arenga y la misma diligencia. El perro debió de hacer su cuenta: “éste está muy muerto y mis amas muy vivas; yo muerto de hambre y ellas de boda. Así que, ¿sin mí hacen la boda?, pues yo haré la mía sin ellos”. Y, pardiez, dióle de tajo y destajóle el cuerpo y cara, de modo que no le conociera el mismo diablo con su camarada.
Cuando yo llegué y vi al perro harto de carne de mesonero, y la cara de mi padre tan descarada, y el cuerpo tan emperrado, dióme lástima, y aun yo creyera que la tenía mi madre, si no la oyera decir:
-¡Valga el diablo tanto muerto! ¿Dónde tengo yo ahora aquí hilo y aguja para andar a coser muertos?
Por ahí lo remendamos, aunque mal. Lo que es la carne no tuvo remiendo. Yo quisiera quitar unos pedazos de carne a un tabernero vecino, pero como mi padre era mesonero, no venía bien remendarlo con carne de tabernero, que es remendar paño de Londres con sayal.

Se podrían hacer fáciles analogías y alegorías sobre el can-ibalismo y el cainismo presente, pero mejor lo dejamos aquí. Como dice también la Pícara en otro momento, “a otro hueso con ese perro”.


jueves, 1 de agosto de 2013

ME EQUIVOQUÉ: ROBÉ, MENTÍ, ENCUBRÍ, ENGAÑÉ... PERO SÓLO FUE UN ERROR.

(Foto: S. Trancón)
La mayor degradación de la política no es que se asiente sobre el engaño, sino que nadie sea capaz de desenmascarar sus mentiras. Lo más triste de la situación actual no es que estemos en manos de un grupo de cuatreros mentirosos, sino que no haya una oposición que, al menos, desmantele sus patrañas.

El partido que nos gobierna se asienta sobre una ilegitimidad de raíz, que lo invalida democráticamente. ¿Qué sería del PP sin el dinero público robado con el que se ha financiado? ¿Qué sería sin la millonada de dinero negro que ilegalmente ha recibido de las empresas que, a su vez, lo recibían de los contratos que les otorgaba la administración, la mayoría de ellos a través de concursos amañados y sobrefinanciados? Un negocio redondo, con tanto sobrante que daba para todos, empezando por Rajoy y acabando por el que repartía la pasta (47 millones de euros descubiertos, pero ¿cuántos quedarán ocultos?) Así durante ¿cuántos años? Naseiro, Lapuerta, Bárcenas... ¿Existiría el PP sin este robo organizado? ¿En qué se diferencia esto de una organización delectiva, montada para robar y delinquir?

Pero hay más, porque se nos ha robado por partida doble. Primero, a través de toda esa trama corrupta y la consiguiente evasión fiscal, y luego mediante el sistema de reparto del dinero público en función de los resultados electorales. Si han ganado con malas artes, si han hecho sus campañas con mi dinero, si han sostenido sus sedes, a sus ideólogos y propagandistas con el dinero negro robado, y si resulta que luego reciben otra millonada en función de los votos que obtienen con ese dinero, pues todo es latrocinio sobre latrocinio. ¿Qué legitimidad tienen para que, además, una vez han llegado al poder, nos sigan quitando un dinero que nosotros queremos sirva para sostener los servicios públicos, y ellos se lo entregan a los banqueros?

Es todo tan vomitivo, nauseabundo y alarmante que uno no comprende cómo ese partido sigue teniendo todavía no sé qué porcentaje de apoyo, cuando ya deberían estar todos en la calle o en la cárcel. Este comportamiento de desvergonzados atracadores resulta mucho más intolerable cuando millones de personas viven sin poder trabajar y muchos de los que tienen trabajo lo hacen por un sueldo de esclavos.

Y en estas estamos cuando Rajoy anuncia con insultante altanería que se equivocó. Ni siquiera añadió lo del Rey: Lo siento, y no volverá a ocurrir. Dice se se equivocó para acto seguido vanagloriarse de su equivocación: he sido engañado por ser buena persona, por no condenar a quien parecía inocente y al que otros querían linchar de antemano. Por ser justo, en definitiva, y haberle apoyado hasta hace dos días, y resulta que ahora los desestabilizadores han iniciado una cacería contra él y su partido. Pues no, no lo va a consentir, porque él es inocente y ni ha robado, ni mentido, ni engañado, ni encubierto, ni prohijado y amamantado al que resultó ser un delincuente, aunque todavía no ha sido condenado... Pero si era tan tonto y no se enteró de nada, ni siquiera de que él mismo recibía sobres mensuales que, con uno solo, podría vivir durante un año un parado... Si es tan fácil engañarlo, ¿qué pinta de presidente del gobierno?

La degradación de nuestra democracia, la farsa en que estamos metidos como en un lodazal, el cinismo y el desprecio hacia todos los ciudadanos, la incapacidad de la oposición para desenmascarar tanta maldad, ignorando el enorme sufrimiento que toda esta basura moral está provocando, no se puede comparar ni siquiera con la política italiana, tan parecida a la nuestra en muchas cosas. ¿Cuánto durará esta pesadilla?    


martes, 23 de julio de 2013

SOBRE LA MALDAD HUMANA

(Foto: S. Trancón)

Distingamos entre el mal y la maldad. El mal, ontológicamente hablando, no existe. Todo lo que existe, existe por necesidad, como diría Espinosa. Y lo que existe, no es ni bueno ni malo en sí mismo.

La maldad, en cambio, sí existe. Es cosa humana. Es obrar siendo consciente de que se hace daño innecesariamente a otro ser. La maldad no nace de la necesidad, sino de la voluntad. Por muy determinada que esté nuestra conducta, cada acto de maldad depende de una decisión individual: puede hacerse o evitarse.

Dicho esto, hay que aceptar que la maldad humana existe. Todos, a lo largo de nuestra vida, hemos actuado con maldad muchas veces, conscientes de que hacíamos daño a otro pudiendo no hacerlo. Pero la mayoría realizamos estos actos, llamémosles "de pequeña maldad", de forma circunstancial y transitoria, movidos por emociones del momento: rabia, envidia, miedo, venganza, frustración... Por lo general, no buscamos provocar un gran dolor, y si esto ocurre, nos arrepentimos y hasta podemos pedir perdón por el mal causado.

Estos actos de"maldad cotidiana" o del "maldad leve" no nos hacer ser malos, pero nos pueden ir insensibilizando hasta convertirnos en malas personas. Todos conocemos a personas buenas que han acabado siendo malas. Si uno no vigila sus reacciones, el paso de los años y la vida (que suele ser "escuela de maldades") nos acaba haciendo malas personas. Debería ser lo contrario, que el tiempo nos fuera haciendo cada vez más lúcidos, serenos y mejores personas. Pero esto no se logra "dejándose llevar", sino siendo muy vigilantes y críticos con nuestras reacciones y actos.

Lo que nos cuesta aceptar es que todos somos capaces de obrar mal y hacer daño a los demás. La falsa creencia en la bondad natural humana empieza por nosotros mismos. No existe ni bondad ni maldad natural humana. Ni Rousseau ni Hobbes.

Como creemos que somos naturalmente buenos, cualquier acto de maldad supone una disonancia cognitiva que nos cuesta mucho aceptar. Si los actos de maldad sobrepasan lo esperable, lo común, entonces podemos reaccionar de forma contradictoria: o haciéndonos pesimistas radicales, escépticos y malpensados de todo y de todos, o simplemente negándolo o disculpándolo todo con cualquier argumento, por irracional que sea.

Pongamos un ejemplo de ahora mismo: ante las evidencias de una corrupción tan generalizada y continuada entre los dirigentes del PP, hay muchos que son incapaces de aceptarla y reaccionan, o negándola, o disculpándola, o proyectándola sobre los demás. Para evitar la disonancia cognitiva que supone aceptar que "los suyos" son consciente, intencionada y voluntariamente corruptos, inmorales, mentirosos, ladrones, insensibles ante el dolor que causan..., o sea, que son malos y malas personas y hasta peligrosas personas, no pueden en modo alguno aceptarlo y acaban creyendo cualquier disculpa, patraña o disparate con tal de no reconocer que ellos, mientras sigan apoyándolos, forman parte de esa maldad que tantísimo dolor está causando a tantísimas personas. Están dispuestos a asumir argumentos tan falaces como el que "no se puede creer más a delincuente que a un presidente de gobierno", como si ser presidente del gobierno fuera incompatible con ser mentiroso, corrupto y hasta psicópata. Lo peor es cuando alguien se vuelve agresivo para defender su creencia de que los suyos son por principio buenos e incorruptos.

Pero "ni los suyos ni los nuestros". Consentir la maldad vuelve a cualquier persona en un ser malo y malvado. Malo es quien realiza consciente y voluntariamente el mal. Y el mal es, ante todo, causar dolor y sufrimiento a los demás. Consentir y disculpar cualquier acto de maldad (empezando por nosotros mismos) nos inclina a seguir haciendo el mal hasta convertirnos en malos, perversos y hasta asesinos. Un asesino tan inconcebible como un padre que quema a sus hijos, no nace, se hace   a partir de la insensibilización ante un primer acto de maldad. Así todos los dictadores y asesinos que ha habido y hay en el mundo. Los banqueros, empresarios, políticos y jueces corruptos de hoy tienen a sus espaldas una larga serie de actos de maldad que los ha vuelto perversos, insensibles, mentirosos y engreídos. No se explicaría su conducta sin ese aprendizaje.

Sí, la maldad humana existe. Para combatirla, lo primero que hay que aceptar es reconocer
su existencia.

 




  

lunes, 15 de julio de 2013

LA IMPOSIBLE PERO NECESARIA CATARSIS


Somos individuos con vida propia, pero hasta los rincones más recónditos de nuestro ser llegan los suspiros, los anhelos y miedos de los otros, no sólo de los cercanos, de los familiares y amigos, sino los de la multitud, el respirar colectivo. Es inevitable formar parte del grupo, sea éste pequeño o grande.

Pero hoy las fronteras del grupo se han vuelto cada vez más amplias y difusas, más etéreas, por eso nuestra primera reacción es volver a definirlas, hacerlas más pequeñas, visibles y controlables. Es el origen de todos los nuevos nacionalismos, regionalismos y provincianismos. Buscamos así ser menos vulnerables, defendernos mejor de todo lo que nos amenaza. Pero el intento es inútil.

Estamos sumergidos en multitud de identidades colectivas, muchas de ellas contradictorias. Es casi imposible consolidar un sentimiento de pertenencia poderoso que arrastre a una multitud hacia una acción clara y decidida, sea la que sea. Los nacionalismos son los que están más cerca de conseguirlo, pero las fuerzas disgregadoras internas siguen siendo todavía difíciles de canalizar.

No sabemos dónde empieza y dónde acaba nuestro ser colectivo:¿Un territorio acotado artificial o arbitrariamente? ¿Un partido, sea de derechas o de izquierdas, cuya ideología es cada vez más indefinida y volátil? ¿Un pasado glorioso convertido en mitología? ¿Unos intereses corporativos ya apenas existentes? ¿Una solidaridad de clase imposible de limitar o definir? ¿Una religión? ¿Un equipo de fútbol? ¿Una bandera, una nación? ¿Un Estado? ¿Una lengua?

Esto es lo nuevo del momento histórico en que vivimos: la imposibilidad de construir un verdadero sentimiento colectivo de pertenencia a algo que nos interese de verdad a la mayoría. La desconfianza más radical nos impide defender nada hasta el punto de empujarnos a la rebelión, a sublevarnos, a provocar un estallido que produzca la catarsis colectiva que necesitamos. A lo largo de la historia, cuando se ha llegado a un punto crítico, como es el actual, siempre surgía ese sentimiento colectivo que provocaba la reacción y la catarsis, con independencia de que luego condujera a otra catástrofe, como en el caso de nuestra última guerra civil.

Es precisamente esta última experiencia la que nos ha convencido de lo inútil, también, de las revueltas sangrientas, de las guerras civiles que obligan a definir bandos artificialmente, algo que nos deja en manos de manipuladores, maestros del engaño y la mentira, psicópatas poderosos y despiadados tecnócratas.

(Fotos: S. Trancón)


Pero la catarsis, aunque casi imposible, es hoy absolutamente necesaria. Necesitamos que vayan a pudrirse a la cárcel los que han robado a toneladas, los que han mentido a diestro y siniestro, los que nos insultan, amenazan y e intoxican la mente cada día con patrañas y engaños, banqueros, políticos, jueces y voceros cuyos nombres están en boca de todos. Y de todo este hediondo lodazal, en el que nos quieren meter a todos por igual, hemos de empezar a discriminar, a individualizar y colocar en la picota a los máximos responsables, estén donde estén, aunque sea presidiendo cualquiera de los gobiernos en que hoy está disgregada la responsabilidad y la identidad colectiva.

Sí, cuanto más imposible, más necesaria es la catarsis. Lo contrario es la muerte por inacción, por inanición, por desesperación, por indefensión. La mayor responsabilidad recae ahora en quienes, pudiendo canalizar y provocar esta catarsis, por miedo, por estúpida prudencia, por salvar su chiringuito o simplemente por incapacidad mental, siguen sin reaccionar, cegados por su propia parálisis, esperando a no se sabe qué. Mi única duda es el saber cuánto tiempo podremos seguir así, hundiéndonos cada día más en el abismo.    

sábado, 6 de julio de 2013

REVISAR Y REDESCUBRIR EL QUIJOTE

He estado participando en un Congreso sobre la Aljama de Zamora que ha puesto de relieve la importancia de la comunidad judía de Zamora y de los más de cincuenta asentamientos judíos que existieron a su alrededor, en las riberas del Esla, el Cea, El Tera, el Valderaduey y el Duero, antes de la expulsión de 1492. La huella de esta enorme presencia tiene mucho que ver con el Quijote.

(Tierra de Campos, los Campos Góticos, transmutados en los campos de Montiel en el Quijote. Foto: M. Trancón)

Es cada día más evidente que Cervantes fue un converso que tuvo estrechas relaciones con este legado judío y vínculos familiares con esta zona leonesa, que va de las Montañas de León a Tierra de Campos, pasando por Sanabria, Sayago y Benavente. Basta leer el Quijote sin prejuicios para comprobarlo. No hay que inventarse nada, el propio texto contiene multitud de referencias, datos, indicios y alusiones inconfundibles e inexplicables si no aceptamos el origen judío y leonés de Cervantes.

Nos enfrentamos al reto de redefinir, revisar y redescubrir el Quijote. La imagen estereotipada, llena de simplismos, reduccionista y falsa, que se asienta en una iconografía igualmente tópica, no se ajusta en casi nada al texto cervantino, cuyo argumento se desarrolla en un ámbito geográfico, social y cultural que hunde sus raíces, no en una Mancha puramente nominal y literaria, sino en esta zona en la que la presencia judía fue fundamental desde el siglo XII.

La imagen actual, inventada en el siglo XVIII, y sostenida luego con ahínco por académicos obtusos e intereses de todo tipo (intelectual y económico), hace más difícil abrir un nuevo camino a la investigación y a una nueva interpretación del Quijote que nos descubra su riqueza y su actualidad, sacándolo del letargo en que ahora vive, un texto meramente reverencial, pero que nadie lee.

Entre los obstáculos que impiden esta revisión y revalorización del texto más importante de nuestra literatura, está cierta corriente de investigación un tanto delirante, que hace lo mismo que han hecho muchísimos sesudos académicos que se han tomado al pie de la letra los nombres geográficos del Quijote, buscando el lugar exacto de la huella de la pata de Rocinante a su paso por... No basta con cambiar nombres de la Mancha por nombres de otro lugar (¡hasta han hecho a Cervantes catalán e independentista! VER http://www.youtube.com/watch?v=9Ow7iQs18P8).

Lo importante es cambiar el enfoque, la iconografía básica, el mundo referencial sobre el que Cervantes construye su invención literaria. Porque nunca hay que olvidar esto: se trata de una obra de ficción, y no hagamos como don Quijote: confundirla con la realidad.
VER VÍDEO:
http://www.youtube.com/watch?feature=player_embedded&v=An_Y3NC6k4s