Follow by Email

PINCHA SOBRE ESTA IMAGEN PARA VER VÍDEO (Booktralier)

PINCHA SOBRE ESTA IMAGEN PARA VER VÍDEO (Booktralier)
Puedes adquirir el libro enviando un mensaje a huellasjudias@gmail.com

martes, 10 de marzo de 2009

OTRA VEZ LOS TRANSGÉNICOS

(Foto: A. Real)
Me envía Paco Rodríguez en enlace para que oiga un programa de radio de la SER sobre transgénicos. Intervienen Juan José Millás, uno de esos escritores estrella del momento, y el responsable en España de la multinacional transgénica Monsanto. No sé qué destacar más de la penosa entrevista: si los comentarios de Millás o los del Monsanto.

Dice Millás que se ha informado sobre el tema y que se encuentra un tanto perplejo sobre esta multinacional, no sobre los transgénicos. Afirma con mucho desparpajo que esto de la modificación genética ya lo ha hecho el hombre desde los más remotos tiempos, que todos acabaremos siendo transgénicos, que la realidad es transgénica, etc. Se despeña, vamos. No distinguir a estas alturas la selección natural de las semillas o los injertos, de la modificación artificial de los genes es de una ignorancia asnal. En un alarde de interpretación psicológica atribuye el rechazo a este mal engendro de los transgénicos a una especie de miedo ancestral , religioso, que tiende a satanizar lo nuevo. ¡Se dejó la mitad del cráneo!

Pero hete aquí que el de Monsanto, ante la simple pregunta de si ya estamos consumiento transgénicos, se escabulle, no contesta a pesar de la insistencia, y esto mosquea al entrevistador. Vuelve a hacer otra inocente pregunta sobre si nuestra ministra Garmendia tiene algo que ver con Monsanto y de nuevo evasivas e incoherencias. Pregunta entonces Gemma Nierga sobre si es verdad que Montsanto es al mismo tiempo el mayor vendedor de pesticidas del mundo, y otra vez se va por los cerros el entrevistado.

Millás, al acabar, dice que “este señor me ha dejado muy asustado”. Lo estúpido es que no estuviera asustado mucho antes. Produce mucha tristeza y casi desesperación que programas de gran audiencia propaguen tanta confusión e ignorancia, haciéndole el juego a los mentirosos, hipócritas y voraces vendedores de algo que, mírese por donde se mire, es una basura peligrosa, no ya para el futuro, sino en el presente. ¿Cómo es posible que no se haya dicho nada sobre la contaminación transgénica a otros cultivos, sobre los impredecibles efectos genéticos en el hombre y los animales, sobre la dependencia del agricultor que necesitará siempre comprar las semillas a esa multinacional, sobre la pérdida de la biodiversidad, sobre la presión política que ejercen sobre los gobiernos, etc.?

El caso de la ministra es tan elocuente que sólo un tonto puede seguir manteniendo su ingenuidad. Si ha sido la presidente de la asociación de todas las empresas de transgénicos de nuestro país, ¿cómo extrañarnos de que sea en España donde se permita el mayor número de hectáreas para el cultivo de un maíz que ningún otro país europeo quiere cultivar en su suelo? Sin duda es porque son unos atrasados llenos de miedos atávicos.

(Para más información ver en este bloc la etiqueta POLÍTICA, entradas MUNDO TRANSGÉNICO (I y II) del 19 y 23 de agosto de 2008).

P.D. Algo parecido podríamos decir de la famosa y peligrosa vacuna contra el cáncer de útero en adolescentes. La industria farmacéutica es lo más parecido a la transgénica.
Publicar un comentario