Follow by Email

PINCHA SOBRE ESTA IMAGEN PARA VER VÍDEO (Booktralier)

PINCHA SOBRE ESTA IMAGEN PARA VER VÍDEO (Booktralier)
Puedes adquirir el libro enviando un mensaje a huellasjudias@gmail.com

sábado, 1 de febrero de 2014

LA VERDAD BASURA

(Foto: Gil Ruiz)

Siempre hemos pensado que la verdad nos hace libres, que la verdad es revolucionaria, que la verdad es poder, que la verdad es el fundamento de la democracia...

Siempre hemos creído que la información ha de estar al servicio de la verdad, porque cuanto más informado esté un pueblo, más difícil es engañarlo y manipularlo...

Siempre hemos luchado contra la censura, la desinformación y la mentira, porque todas las dictaduras se han basado en el engaño y la ignorancia.

Decir poder era hasta hace poco sinónimo de ocultación, control y manipulación de la información. Todavía lo es hoy en muchas partes del mundo.

Pero algo está cambiando radicalmente. La verdad empieza a ser inofensiva. La verdad empieza a perder valor e influencia. La verdad se está degradando hasta alcanzar la categoría de verdad basura.

La verdad ha dejado de tener importancia porque su conocimiento no produce ninguna reacción, ningún cambio social. La verdad, incluso, se ha convertido en un mecanismo de la paralización.

Es algo totalmente nuevo. Los poderosos empiezan a perder el miedo a la verdad. La dominación y la tiranía ya no necesitan de la ocultación ni de la mentira. Todo puede salir a la luz y no pasa nada.

¿Cómo hemos llegado a esta situación? Mediante un mecanismo psicológico enormemente eficaz: la saturación. El exceso de información, el bombardeo constante de estímulos lingüísticos y visuales, produce un aturdimiento mental y sensorial, parálisis e indefensión. Ni un minuto de silencio, ni un minuto sin palabras o mensajes, sin imágenes, sin música, sin sonidos, sin objetos que pasen ante nuestros ojos, sin reclamos que exigen nuestra atención...

Nuestro cerebro está hiperexcitado por la inundación de millones de estímulos que debe procesar y valorar constantemente. El cerebro no puede valorar, juzgar, analizar y deducir las implicaciones de toda esa información. No tenemos tiempo para realizar esta tarea porque nuestra atención es limitada y además esto exige esfuerzo.

Como no tenemos tiempo para pensar, nos dejamos llevar por la estimulación. La estimulación crea adicción. Lo que necesitamos es recibir estímulos, que no se rompa la cadena de excitación cerebral y sensorial. Y como toda adicción, cada vez se exige una estimulación mayor. Las imágenes han de ser cada vez más crudas, los insultos más burdos o soeces, las verdades más escandalosas, los atropellos más descarados, la negación o el rechazo de los hechos más atrevido. Cada información anula así a la anterior. Es lo que se busca.

La duda nos incomoda, la rechazamos. Para evitar pensar, nos buscamos un atajo: el identificarnos con el pensamiento de otros. Aquí es donde interviene el grupo, la ideología. Preferimos que nos lo den todo resumido y sin titubeos. Exigimos en todo respuestas rápidas y fáciles. Necesitamos agarrarnos a la información más simple, aquella que nos lo da ya todo resuelto y valorado, la que nos proporciona la identificación con el grupo. Cuanto más confusión, cuanto más compleja se vuelve la realidad, mayor adhesión a la ideología del grupo.

Los titulares son la información resumida, pensada y valorada. Pensamos con titulares, no hacemos otra cosa que repetir titulares. Cada vez nos cuesta más leer información razonada, larga, que nos obligue a pensar. La lectura se ha vuelto superficial, rápida, corta, variada, efímera. Somos autómatas, espejos que no hacen otra cosa que reflejar lo que nos ponen delante. Repetidores.

Una vez controlada la mente por saturación y simplificación, es ya muy fácil manipular lo más importante, las emociones. Las emociones se vuelven superficiales y efímeras, incapaces de generar ninguna acción. Porque sin emociones profundas no hay acción. Lo más que se provoca son reacciones pasajeras.

Estamos programados para actuar como autómatas, con un cerebro sobreexcitado e inoperante, sin autonomía ni libertad. Hemos dejado de ser autoconscientes, hemos dejado nuestra capacidad de pensar de modo individual y consciente en manos de los otros.

Lo más importante es recuperar el pensamiento propio, la capacidad de discriminar, de valorar, de elegir. Para ello hay que paralizar la sobreexcitación. No necesitamos tanta información, casi siempre redundante e inútil. Son más importantes nuestras ideas y actitudes. No necesitamos tanta información para saber qué pasa, quién nos domina y cómo.

Lo que necesitamos es ser dueños de nuestras emociones, de nuestras reacciones, de nuestros pensamientos. La acción sólo es posible si confiamos en nuestros pensamientos y emociones, si vencemos al mecanismo interno de paralización que produce la saturación informativa y estimular.

(Foto: Miguel del Hoyo)


Hay que pararse. Hay que romper el mecanismo perverso de la sobrestimulación. Hay que desengancharse de la excitación superficial. Hay que confiar más en nuestros pensamientos, en nuestras ideas, en nuestras emociones. No dejarnos arrastrar por la presión del grupo. Pensar con libertad y autonomía.

La verdad sigue siendo importante. Al degradarla, al neutralizarla mediante la redundancia y la saturación, lo que se busca es volverla efímera, desvirtuarla, hacerla equivalente a la mentira. Que no distingamos entre los hechos y las conjeturas, las suposiciones y los actos, la injusticia y la justicia, el crimen y la ley. Con la disolución del concepto de verdad lo que se busca es diluir la responsabilidad y que los poderosos puedan actuar con total impunidad.

Los poderosos de este modo acaban siendo inalcanzables. No tienen miedo a ostentar su poder, su dominación, su desprecio. No les importa que se conozca la verdad de sus mentiras. Se están haciendo inmunes a la verdad. Al comprobar que la verdad acaba paralizando a las masas, su descaro se está volviendo cada vez mayor. Han descubierto la dictadura perfecta, la que no exige grandes aparatos de represión o engaño. Basta con dejar actuar al ecosistema tecnológico que han creado.

La capacidad de resistencia de los oprimidos, humillados y dominados, sin embargo, no ha desaparecido. Las protestas sociales son en gran medida reactivas y efímeras, pero siguen siendo imprescindibles. De lo que hemos de ser conscientes es de que resultará mucho más difícil que antes cambiar las cosas, porque la verdad, por sí sola, ya no basta. Sobre todo cuando la convertimos en verdad basura, de usar y tirar.   
Publicar un comentario