Follow by Email

PINCHA SOBRE ESTA IMAGEN PARA VER VÍDEO (Booktralier)

PINCHA SOBRE ESTA IMAGEN PARA VER VÍDEO (Booktralier)
Puedes adquirir el libro enviando un mensaje a huellasjudias@gmail.com

lunes, 25 de julio de 2016

TERRORISMO ISLAMISTA

(Foto: Ángela T. Gaslisteo)

Cuando surge un fenómeno nuevo, el primer problema, y el más importante, es nombrarlo. Si observamos las distintas maneras como se adjetiva al terrorismo veremos enseguida qué ideología hay detrás. No es lo mismo terrorismo yihadista, islámico, salafista,  musulmán, árabe o islamista. Necesitamos especificar para no atribuir a la totalidad lo que sólo es aplicable a una minoría. Por eso es incorrecto hablar de islámico, musulmán o árabe para nombrar al terrorismo polimorfo, perverso y ubicuo que hoy padecemos.
            La discusión está en calificarlo de yihadista (el adjetivo que se está imponiendo) o islamista. El término “yihadista” alude a la (el) yihad, entendida como “guerra santa”, o sea, usar el terror y el asesinato como medio legítimo para defender el Islam, el Corán, la religión de Mahoma, y acabar con los infieles, todos aquellos que no profesan la religión islámica o musulmana. “Islamista” es más general y alude a una interpretación radical del Islam como norma religiosa suprema y única de conducta. En el centro de esta interpretación está la obligación de acabar con “los infieles”, para lo que está justificada cualquier forma de terror y violencia.
            Como he titulado, yo prefiero la expresión “terrorismo islamista”.  Los que se oponen a esta denominación argumentan que el terrorismo “nada tiene que ver con el Islam”. El otro día oí en la Sexta a una defensora de esta tesis afirmar rotundamente que “la ONU ha declarado al Islam como la religión más pacífica del mundo”. Ferreras, ese paisano sextimillonario y filopodemista, y Ana Pastor, su colega, lo dieron por bueno y se prestaron a propagar esta burda mentira, pues jamás la ONU ha proclamado tal cosa (por lo demás, insostenible).
            Comprendo los esfuerzos de quienes quieren separar el Islam del terrorismo. La mayoría lo hacen con buena intención, para no confundir a los millones de musulmanes pacíficos y hasta pacifistas -que sin duda son la mayoría- con la minoría terrorista, a la que prefieren calificar de locos, perturbados, salvajes, delincuentes…, insistiendo en que sus actos nada tienen que ver con la religión islámica. Pero ni la buena fe ni la buena voluntad cambian la realidad contundente de los hechos.
            La pregunta correcta es: ¿Existiría este terrorismo, con sus características, sin el apoyo, la justificación, la motivación que proporcionan algunas prácticas de la religión islámica? ¿Existiría sin mezquitas, sin imanes, mulás, ulemas, ayatolás, sin el burka, sin la lapidación de adúlteras, el sometimiento de la mujer, el ahorcamiento de homosexuales, la degollación de infieles y herejes, el casamiento de niñas con ancianos? ¿Y sin los numerosos versículos del Corán que justifican el asesinato e incitan a él? ¿Sin la exaltación de los mártires y la promesa del paras ﷽﷽﷽﷽﷽﷽﷽﷽a promesa e los maádef produzca, para nada sirven ni el interculturalismo, el multiculturalismo y mucho menos esa ocuríso? Se me dirá que mezclo todo con mala intención, pero no soy yo quien lo hace, sino la religión misma, en la que todos estos elementos se entrelazan, por más que algunos rechacen las prácticas más radicales y traten de defender un “Islam moderado”. Un Islam que tiene muy poca influencia, porque quien dirige y domina a la mayoría es esa minoría terrorista y fanática que no hace otra cosa que llevar algunos supuestos del Islam hasta sus últimas consecuencias.
            ¡Claro que el Islam podría aislar a esa minoría, rechazar la violencia y destacar lo que el Corán contiene de pacífico y tolerante!, pero no es así, sino que, quizás por el mismo silencio que el terror impone, los propios musulmanes son incapaces de hacer evolucionar el Islam hacia una religión pacífica compatible con los valores de la cultura del siglo XXI, como en su día hizo la religión católica. Mientras esto no se produzca, para nada sirven ni el interculturalismo, el multiculturalismo y mucho menos esa ocurrencia de la “alianza de civilizaciones”.

            ¡Y por supuesto que el terrorismo no se explica sólo, ni siquiera sobre todo, por el fanatismo religioso!   
Publicar un comentario