Follow by Email

PINCHA SOBRE ESTA IMAGEN PARA VER VÍDEO (Booktralier)

PINCHA SOBRE ESTA IMAGEN PARA VER VÍDEO (Booktralier)
Puedes adquirir el libro enviando un mensaje a huellasjudias@gmail.com

lunes, 23 de agosto de 2010

SÉ LO QUE ERES

(Foto: S. Trancón)La tarea personal más difícil es reconocer y aceptar lo que somos.
Reconocer y aceptar nuestras virtudes, dones y capacidades es tan difícil como reconocer y aceptar nuestros defectos y limitaciones.

Para ser uno mismo hay que reconocer y aceptar, también, nuestros miedos y preocupaciones. Al reconocer y aceptar estos sentimientos ya nos estamos separando de ellos, ya no nos identificamos de forma automática e inconsciente con ellos. Es el primer paso para que dejen de absorber nuestra energía.
El siguiente paso es permitir que esa energía liberada invierta su trayectoria y vaya en dirección contraria: el miedo nos da valor, la preocupación nos vuelve más desprendidos y serenos.

No temas a lo que sientes, sino a lo que haces con lo que sientes. Siente siempre lo que haces, pero no hagas siempre lo que sientes.

Contra los sentimientos no se lucha: se reconocen y aceptan y luego se aprovecha su energía para llevarla hacia donde uno decide.

El logro personal no tiene nada que ver con el éxito social. El logro personal tiene que ver con la transformación, el darse cuenta, tu capacidad para vivir con intensidad lo que eres.
Cuanto más rutinaria, repetitiva y previsible es tu vida, menos vives, más rápido pasa el tiempo, más corta se hace tu vida.

No has venido a este mundo para ser importante, para ser más que nadie, para triunfar, sino para ser el que eres. Para vivir siendo consciente de lo que eres, un ser único que vive una vida irrepetible en un mundo maravilloso e inexplicable.

Tu vida no es un derecho. ¿A quién se lo puedes reclamar? Las fuerzas del universo te sostienen, pero no has hecho nada para merecerlo. Tu vida es una oportunidad. Todo se nos ha dado con largueza. Acepta la vida que se te otorga a cada instante. Vive de acuerdo contigo mismo.

Estás solo frente al universo. No hay nada entre tú y el infinito. Todo es nada. No tienes que dar cuenta a nadie de nada. Lo único que importa es que seas lo que eres frente a eso que te sostiene. Al único al que de verdad tienes que dar cuenta de lo que haces con tu vida es a ti mismo.
Publicar un comentario