Follow by Email

PINCHA SOBRE ESTA IMAGEN PARA VER VÍDEO (Booktralier)

PINCHA SOBRE ESTA IMAGEN PARA VER VÍDEO (Booktralier)
Puedes adquirir el libro enviando un mensaje a huellasjudias@gmail.com

jueves, 6 de marzo de 2014

CÁBALA Y CREATIVIDAD

(Foto: Marimar Trancón)

Leo el excelente libro de Mario Sabán, Maasé Bereshit (El Misterio de la Creación) y trato de asimilar alguno de los principios básicos de la Cábala, aquel que explica la existencia del mundo (de todo lo que existe, el universo visible y todos los universos invisibles) como un proceso que se origina a partir de una “contracción” (tzimtzum) del Ein Sof (el Infinito) sobre sí mismo. Este “repliegue” crea “un vacío” a partir del cual puede surgir todo lo que existe. Sin ese vacío no sería posible la Creación, que no es más que una manifestación del Ein Sof. 
Mientras leía esto escribí unas líneas que ahora reproduzco:

Para crear primero ha de hacerse un vacío.
Hay que retirar la atención y la energía, retraerla de algún lugar para que surja un vacío en el que pueda aparecer lo nuevo.
El vacío es un espacio necesario para que pueda surgir la creatividad.
Para crear primero hay que despojarse de algo.
No hay creación sin destrucción previa de algo.

La creación se produce al penetrar en el vacío la energía del Infinito.
La creación es una revelación, una manifestación de la energía y la conciencia del Infinito.

Somos fragmentos finitos de una conciencia infinita.
Somos fragmentos, cápsulas finitas de energía conectadas con una energía infinita.

Para crear (crear es hacer surgir algo nuevo, anteriormente inexistente) es preciso “retirar” nuestra energía y nuestra conciencia de aquello a lo que está “enganchada” (pensamientos, esquemas mentales, hábitos, rutinas, automatismos emocionales...) para lograr un instante vacío, un silencio interior, que permita una conexión con el Infinito, la fuente de toda creatividad.

El sujeto de la creatividad no es el yo. La fuente de lo nuevo no reside en nosotros mismos. Se equivocan los que creen que con esfuerzo pueden sacar de sí mismos lo que proviene del Infinito.
Nuestro esfuerzo no consiste en “construir” nada, sino en despojarnos de todo para crear un vacío dentro de nosotros mismos en el que se pueda manifestar lo nuevo. 

La creatividad es una manifestación, no de los poderes del yo, sino del Misterio del Infinito, del que ha surgido todo. 
Publicar un comentario