Follow by Email

PINCHA SOBRE ESTA IMAGEN PARA VER VÍDEO (Booktralier)

PINCHA SOBRE ESTA IMAGEN PARA VER VÍDEO (Booktralier)
Puedes adquirir el libro enviando un mensaje a huellasjudias@gmail.com

miércoles, 1 de abril de 2015

¿ALEMANIA O FRANCIA?

(Foto: Fernando Redondo)

La imagen de los Alpes convertidos en una escombrera de restos humanos es algo que mete el miedo en los tuétanos. Necesitamos saber por qué alguien puede cometer un acto tan atroz. Si no lo sabemos nunca podremos evitarlo.

En primer lugar hay que aceptar que se trata de un acto cometido por un ser humano. Como con los crímenes más horribles de la historia tendemos a despojar a sus autores de la condición humana. Es una forma de protegernos. Otra cosa es reconocer que dentro de nuestra mente y nuestro cuerpo se aloja la posibilidad de la crueldad, la barbarie y mal en sí mismo. Que, precisamente porque somos frágiles, egoístas, inestables y agresivos, necesitamos aprender a conocernos y controlarnos, a estimular la empatía, el respeto y la aceptación de la frustración.

La sociedad no es algo “natural” o que surja por generación espontánea. Necesitamos la educación. Necesitamos el control sanitario, la justicia social, las normas. Necesitamos equilibrio emocional. Necesitamos un trabajo digno. Necesitamos cumplir obligaciones y que se respeten nuestros derechos. Necesitamos información y explicaciones.

La democracia trata de afirmar todo esto y asentar las relaciones humanas sobre una base racional, uniendo libertad y control. Un acto tan espantoso como el del avión de Germanwings pone a prueba el sistema democrático en su conjunto. Salen a la luz las deficiencias y los errores. Hemos visto actuar a dos modelos: Alemania y Francia.

Francia ha demostrado ser un Estado más eficaz, más libre y respetuoso de la verdad que Alemania. Esto pone en entredicho tópicos y prejuicios. Alemania no es ningún ejemplo de eficacia e información. Todo lo referente a la formación y el control del copiloto autor de la masacre pone los pelos de punta. El funcionamiento de una compañía como Lufthansa revela hasta dónde puede degenerar el capitalismo depredador. Hemos comprobado que Alemania es una sociedad engañosamente admirada.

Es llamativo que las autoridades alemanas, los medios de comunicación alemanes y su emblemática compañía aérea se amparen en el oscurantismo y la desinformación para eludir responsabilidades. Nos recuerdan a Trillo cuando lo del Yak-42. Todo lo contrario del comportamiento del fiscal francés. Habla un fiscal independiente, no un ministro, ni un burócrata, ni un experto.

Así que en este asunto, entre gabachos y tudescos, nos quedamos con los franceses. Hasta los norteamericanos salen mejor en la comparación. Allí no dejan a un piloto solo en la cabina, y menos si tiene menos de 1.500 horas de vuelo.


Lo dicho, si tenemos que elegir, nos quedamos con Francia y su modelo de Estado. También podíamos imitarlos en otro asunto. ¿Se acuerdan del movimiento independentista corso? ¿Y lo que acaban de hacer con los independentistas de la “Cataluña Norte”?   
Publicar un comentario