Follow by Email

PINCHA SOBRE ESTA IMAGEN PARA VER VÍDEO (Booktralier)

PINCHA SOBRE ESTA IMAGEN PARA VER VÍDEO (Booktralier)
Puedes adquirir el libro enviando un mensaje a huellasjudias@gmail.com

martes, 24 de mayo de 2016

ANTONIO COLINAS: MEMORIAS DEL AGUA



(Foto: S. Trancón)

Acaba Antonio Colinas de publicar su último libro, “Memorias del estanque”. Es el 70 de su bio-bibliografía, el número cabalístico de la plenitud creadora.  Sincronía perfecta entre el ciclo solar y la gestación poética. Un libro que sitúa a Colinas entre los más destacados escritores de nuestro tiempo. Un poeta al que podemos llamar, con pleno sentido, universal, porque su escritura ha sabido, a partir de sus raíces, proyectarse y difundirse por todo el mundo, desde Corea y China a Méjico, Colombia o Canadá, pasando por Italia y toda Europa.
Ha recorrido Colinas el planeta de un extremo a otro llevando la poesía a los rincones más insospechados, de las plazas a las cátedras universitarias, de los bosques y montañas, a los teatros y cafés. No es una metáfora. Este libro tiene la primera virtud de hacer visible esa geografía universal por la que Colinas ha ido leyendo, recitando, explicando y transmitiendo el sentido más profundo de su poesía: llegar a todos los lugares para hacer sentir a todos los seres humanos el valor de la palabra, la capacidad que la poesía posee para llevarnos hacia nosotros mismos en busca de nuestra plenitud, la plenitud que nace de la conciencia de ser y el valor de la vida.
También habla este libro de su geografía personal, de los lugares en que ha vivido, trazando un círculo que ahora vuelve a su origen, a su raíz, al centro: el lugar de su infancia. Escribe: “He sido en la vida lo que he deseado ser”. Y aclara: “En la vida no he ido adonde he querido, sino adonde la vida me ha llevado”. ¡Quién pudiera decir lo primero y aceptar y entender lo segundo! De lo primero, de su insobornable voluntad y determinación de ser lo que deseaba ser, tuve conocimiento y experiencia directa allá por los años en que empezó a escribir y publicó su primer libro. Nunca he conocido a nadie que tuviera más clara, y más pronto, su vocación literaria y poética. Fue lo primero que me transmitió desde el momento en que nos conocimos. Creo que yo, entonces, le transmití otra de las pasiones que compartimos: el afán de conocimiento. Dice que siempre me recuerda con un libro en la mano.
He disfrutado y he vivido la lectura de este libro como una experiencia única, la que nos lleva a descubrir la felicidad como “soledad, serenidad, silencio”, “tres claves para la plenitud de ser”, “tres situaciones o estados de ánimo (que) dan forma a algo más profundo que no puedo explicar”. Eso inexplicable e inefable es la fusión de nuestro ser con la naturaleza, con el todo, uno de los hilos de seda con que Colinas teje las páginas más íntimas y fértiles de estas inclasificables Memorias.
Son Memorias poéticas, pero no por eso menos biográficas. Nos hablan de la vida esencial, de la transformación interior, ese elevarnos hacia la luz al descender hacia la profundidad de lo que somos. Deja de lado lo superficial y anecdótico, eso que la mayoría de autores suele confundir con la vida, convirtiendo el recuerdo en mero reflejo de sí mismos, no en una reflexión sobre su lugar en el mundo y el sentido de su vida.

Pero también este libro es un bello “fruto” literario (no “producto”, como él dice), una admirable creación artística, expresión pura de la prosa poética, del cuidado y el amor a la palabra, depurada en su esencia rítmica y seductora. No ha caído Colinas en la trampa cronológica, secuencial y espacial de la narración, ha sabido trascender las limitaciones del tiempo y el espacio para transmitirnos una profunda verdad: en nuestro interior, en nuestro verdadero ser, todo está relacionado con todo, tiempo y espacio se funden. En el circulo﷽﷽﷽﷽después ya ha sucedidoo de su vida mndo un cl espacio para transmitirnos una profunda verdad: en nuestro interior, en írculo no hay antes y después, no hay cerca ni lejos, el pasado es ahora, el aquí, allí. Estanque, lago, remanso, fuente: todo nace del fluir del agua, que es la vida.     
Publicar un comentario