Follow by Email

PINCHA SOBRE ESTA IMAGEN PARA VER VÍDEO (Booktralier)

PINCHA SOBRE ESTA IMAGEN PARA VER VÍDEO (Booktralier)
Puedes adquirir el libro enviando un mensaje a huellasjudias@gmail.com

viernes, 23 de octubre de 2009

¿QUIÉNES SON LOS PIRATAS?

(Foto: S. Trancón. Valdelugueros, León)
Vivimos ya en 1984, en Un mundo feliz, en Fahrenheit 451 (temperatura a la que arden los libros, tarea a la que se dedica perplejo Guy Montag, el protagonista de esta novela, y que recuerda tanto la quema de libros de la Inquisición, barbarie que ya parodió Cervantes); en Blade Runner, en Matrix..., porque George Orwell, Aldous Huxley, Ray Bradbury, Philip K. Dick y los hermanos Wachowski, más que vaticinar el futuro, han descrito la esclavización, la mentira, el absurdo y la crueldad del presente.

Pero lo más grave, no es ya lo que ocurre, sino el que no nos enteremos de nada de lo que de verdad ocurre en nuestro mundo. Se llenan la boca, y nos llenan los ojos y los oídos cada día (periódicos, televisiones, todos los medios) con la basura informativa más abominable y, en cambio, nada nos dicen ni informan sobre lo que de verdad está ocurriendo a nuestro alrededor.
Cuando uno descubre una ínfima parte de lo que se nos oculta se queda pasmado, no ya por lo que no sabe, sino por lo que no sabe que no sabe.

Me envía Paco Rodríguez un informe sobre Somalia que ha difundido el programa de radio La rosa de los vientos: es estremecedor. Lo resumo.

Somalia ha sido una colonia italiana y británica que se independizó en 1960 que vive hoy en la más absoluta pobreza. La esperanza de vida no pasa de los 45 años. La mortalidad infantil es de un 20%. No tiene sistema sanitario, ni educativo, ni productivo, ni nada. Subsistía gracias a la pesca de sus 4000 kilómetros de costa. Una pesca de pequeñas embarcaciones, pero a raíz del tsumani pasado que asoló sus costas, la situación ha empeorado. Llegaron a sus playas y acatilados, arrojados por el mar, miles de bidones llenos de residuos radiactivos que han empezado a provocar la muerte alrededor. La pesca costera ha casi desaparecido.

Para colmo, los barcos extranjeros han tomado por asalto la pesca de altura dentro de sus aguas territoriales. Como no tiene guardia costera, esta piratería internacional se realiza con total impunidad. Lo mismo le ocurre a los miles de barcos cargados de petróleo que utilizan y atraviesan sus aguas sin pagar un euro, claro. Las potencias europeas se han encargado de que el país continúe en la mayor desorganización y caos para favorecer así todo este tráfico, piratería y el uso de su suelo como basurero radiactivo.

Nos han convencido de que los piratas somalíes son terroristas. Ahora nos quieren hacer responsables a todos de la suerte que corren unos pobres pescadores secuestrados, víctimas a su vez de la voracidad depredadora de grandes compañías multinacionales.

Comprobar que a uno lo engañan cada día, sistemáticamente, y que cualquier información mínimamente crítica se oculta, es una experiencia desoladora. ¿Quién sabe, por ejemplo, que el régimen filofascista de Berlusconi ha expulsado en un año a más 130.000 gitanos? Italia es hoy un estado mafioso, no un estado democrático. La democracia deja de serlo cuando no tiene mecanismos para impedir que los antidemócratas se apoderen del Estado. ¡Qué poco hemos aprendido después de Hitler!

Pero no nos rasguemos las vestiduras ni arranquemos los cabellos por lo que ocurre afuera. Aquí, ahí, en la comunidad de Valencia, en la Comunidad de Madrid, en el gobierno de Castilla y León, en el de Murcia, en cientos de ayuntamientos... y hasta en los equipos de fútbol, ¿qué pasa? No es mal de muchos, sino de unos pocos, pero los de siempre, los más poderosos y descarados, pero como se amparan en la democracia, en los votos que reciben, el mal se extiende y otros acaban imitándolos. Pero, no, no somos todos iguales.
Nuestra pseudodemocracia... Pues eso.

P.D. No se trata de defender ni justificar la piratería somalí porque seguramente acabará convirtiéndose, si no se ha convertido ya, en otro negocio, otra mafia que se aprovechará de la miseria de los somalíes. Los negocios mafiosos siempre son redondos, acaban dando la vuelta para acabar en las mismas manos.
Publicar un comentario