Follow by Email

PINCHA SOBRE ESTA IMAGEN PARA VER VÍDEO (Booktralier)

PINCHA SOBRE ESTA IMAGEN PARA VER VÍDEO (Booktralier)
Puedes adquirir el libro enviando un mensaje a huellasjudias@gmail.com

jueves, 7 de febrero de 2008

EL ÉXITO LITERARIO (II)



Cuando el autor se pone por encima de la obra, toda creatividad entra en un imparable declive. Cuando la atención se centra en sí mismo, y no en lo que escribe, el autor se pierde. Cuando la preocupación mayor es alcanzar el éxito literario, desaparece el sentido crítico y se nubla la lengua: se farfulla, se bobaliconea, se obnubila el sentido, se escriben tonterías, banalidades (obsérvese la cantidad abrumadora de obras en que los autores sólo hablan de sí mismos). Y lo peor: se cree uno el centro del mundo, genio, figura, deidad. Distinto, único, por encima de la chusma, los demás, especialmente los demás escritores. Caer en la trampa del éxito es condenarse al abrojo, el rastrojo, el despojo, entrar en un proceso irreversible de estupidización y bulimia creativa. Conozco a algunos, desesperados porque su creatividad parece definitivamente agotada, por más que acaben publicando libros y libros a la desesperada.

La impostura. Todos descubrimos de inmediato la impostura, pero no le hacemos caso. Nos dejamos arrastrar por la fama, el prestigio, la imagen, el ambiente. Nos dejamos inducir. A veces dudamos, perplejos. Es el primer paso: no fiarnos de lo que viene de fuera, sino de lo que sucede dentro, en nuestro cuerpo, en las reacciones más inmediatas de nuestro cuerpo. Prestar atención al sentir. Aceptar que otros aprecien y ensalcen lo que a uno no le gusta, “lo que se lleva” (como si existiera algo parecido), que suele coincidir con "lo que se vende" o "de lo que se habla", pero no por ello transigir con el engaño y la engañifa.

Aprecia a los que ponen objeciones a lo que escribes. Presta mucha atención a cómo los demás se sienten y reaccionan ante lo que escribes. Céntrate en las palabras, el ritmo, la sonoridad, las ideas que cada frase alumbra, el destello y la vibración emocional que provoca. No leas nada que no te haga sentir algo nuevo, pensar algo nuevo, o lo mismo pero de manera distinta. Ésta puede ser una buena vía para alcanzar tu éxito, el de ti mismo, que no será otro que el construir una obra que sea algo más que tú, que valga por sí misma, y no por las lentejuelas y oropeles con que la encubras.
Publicar un comentario