Follow by Email

PINCHA SOBRE ESTA IMAGEN PARA VER VÍDEO (Booktralier)

PINCHA SOBRE ESTA IMAGEN PARA VER VÍDEO (Booktralier)
Puedes adquirir el libro enviando un mensaje a huellasjudias@gmail.com

viernes, 15 de febrero de 2008

INTERNET Y LA DESFORESTACIÓN DEL PLANETA


(Palomar, Malva, Zamora. Foto: Carlos Guzmán)





El pensamiento divergente y creativo trata de unir realidades alejadas, descubrir relaciones ocultas. Ahora que algunos proponen reforestar nuestra abrupta y árida orografía a 1500 árboles por hora, he sentido la necesidad de ponerme ecologista. No concibo la naturaleza y el paisaje sin árboles, y yo no sería como soy si no hubiera pasado muchas horas de mi vida contemplándolos, tumbado bajo sus hojas y ramas. Junto a los pájaros, son los seres con los que tengo más afinidad, los que me hacen sentir que, afortunadamente, hay algo en el mundo que todavía escapa, aunque a duras penas, del control humano y la “artificialización” de la vida.

Relaciono árboles e internet porque creo que la Red está ayudando a que la desforestación del planeta no sea ya del todo imparable y completa. En la medida en que sustituye al papel, seguramente sirve para evitar o retrasar el desastre final. O a lo peor, no. A lo peor, ese papel ahorrado ha provocado que se gaste aun más en periódicos, libros y propaganda. No logro imaginar las toneladas de metros cúbicos de papel escrito y estampado que no sirven para nada, absolutamente para nada, que se ponen en circulación cada día. Si lo traduzco en árboles decapitados, triturados, hechos polvo y pasta, me lleno de una profunda congoja, nada metafísica.

Así que celebro que, mediante este artilugio, el que ahora uso, se pueda paliar en algo ese empeño destructivo de dimensiones colosales. Al menos no contribuye ni tan directa ni tan denodadamente a la contaminación y destrucción de nuestro mundo, nuestro verdadero mundo, que no es el que construimos destruyéndolo, sino el que dejamos vivir y crecer libremente.

Tres conclusiones: 1) No deberían editarse en papel más que aquellos libros que requirieran “volver sobre ellos”, que exigieran cierta permanencia y accesibilidad física para poder ser leídos y releídos con atención, ya sea por el interés, la belleza o la importancia de su contenido. Los libros, artículos y noticias de “usar y tirar”, pues ésos, con que se pusieran al alcance de cualquiera en internet, bastaría.
2) ¿Por qué a ningún partido le interesa poner a debate las cantidades ingentes de publicaciones basura, establecer un verdadero programa de ahorro, aunque sólo fuera por una razón ecológica?
3) ¿Se convertirá eso de la “reforestación” en un nuevo negocio, plantar árboles para que se sequen y volver así a plantarlos de nuevo? ¿Quién los cuidaría y regaría, ahora que la naturaleza ya no puede hacerlo? ¿Plantar otra vez pinos, eucaliptos o chopos canadienses? ¿Les interesarán los robles, encinas, alcornoques, abedules, fresnos, olmos, zarzales, piornos o juncos? ¡Si al menos no los destruyeran para “plantar” urbanizaciones!
Publicar un comentario